El nominado a fiscal de EE UU puede ser otro frente para las tecnológicas

William Barr estuvo en el consejo de Time Warner, que se fusionó con AT&T por la competencia de Facebook y Google, entre otras razones

William Barr, en su comparecencia ante el Senado de EE UU.
William Barr, en su comparecencia ante el Senado de EE UU.

Las grandes tecnológicas pueden estar a punto de enfrentarse a un nuevo frente en su batalla con Washington. William Barr, designado por Donald Trump para ser fiscal general de Estados Unidos, se pregunta cómo los “monstruos” de Silicon Valley, como Amazon.com, que vale ya 820.000 millones de dólares, se han hecho tan grandes. Hasta ahora el Departamento de Justicia no se ha centrado en eso, pero el creciente dominio de Facebook fue una de las razones por las que AT&T compró Time Warner, en cuyo consejo estaba el propio Barr.

Las críticas de Trump a Amazon, Facebook y el buscador Google, unidad de Alphabet, se basan, al menos en parte, en intereses personales. El jefe de Amazon, Jeff Bezos, es dueño del diario Washington Post, al que Trump ha acusado de parcialidad en su contra, una acusación que también ha impuesto a otras empresas de tecnología.

Los legisladores también están preocupados por su poder de mercado. Pero el jefe antimonopolio del Departamento de Justicia, Makan Delrahim, ha sido prudente respecto a las preocupaciones sobre competencia basadas únicamente en el tamaño de las empresas, señalando que el Departamento de Justicia tendría que probar su caso en los tribunales y, por lo tanto, necesitaría pruebas económicas.

Barr tiene un historial en compañías a las que ha perturbado el cambio tecnológico. Estuvo en el consejo de Time Warner durante casi 10 años (2009-2018) y ganó alrededor de 1,7 millones de dólares (1,5 millones de euros) con el acuerdo para venderlo a AT&T, según sus declaraciones financieras. Si es nombrado finalmente, Barr se autorecusará del proceso de Justicia contra dicha fusión (el Gobierno perdió el caso y ha apelado).

En su momento, ambas firmas hablaron sobre la pérdida de publicidad digital a favor de Facebook y Google, y la necesidad de combinarse para competir mejor. Barr también trabajó durante casi 15 años en GTE, que se convirtió en Verizon Communications.

Durante su comparecencia de confirmación en el Senado, el martes, Barr pareció cuestionar la falta de acción del Departamento de Justicia contra los gigantes de la tecnología de Estados Unidos, cuestionando cómo algunos de ellos llegaron a ser tan grandes “ante las narices de las autoridades de defensa de la competencia”.

Dijo a los senadores que le gustaría que el Departamento se involucrara más en asuntos de anticompetencia, privacidad y datos. Añadió que el poder de mercado de las empresas de Silicon Valley podría permitirles discriminar a sus rivales.

Barr señaló que ser una gran empresa no es necesariamente malo. Pero le preocupa el poder potencial de las grandes empresas de tecnología que se benefician de los efectos de red, que las afianzan más cuanta más gente utiliza sus servicios. El próximo jefe legal de Estados Unidos podría ser la nueva amenaza antimonopolio para la tecnología.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas