Economía

Los suministros del hogar, lo que más se encarece en un 2018 que la inflación cerró en el 1,2%

Algunos alimentos y la hostelería, principales responsables del alza de precios

Los suministros del hogar, lo que más se encarece en un 2018 que la inflación cerró en el 1,2%

La luz, el gas, el teléfono y el alquiler. Los servicios básicos del hogar están entre los artículos que más se han encarecido en el año 2018, según los resultados definitivos del IPC publicados esta mañana por el INE. La inflación cerró el año en el 1,2%, un dato inferior en cinco décimas al del mes de noviembre gracias a la fortísima caída del precio del petróleo, castigado a medida que el pesimismo económico cundía entre los inversores.

Lo que más se ha encarecido de las 44 categorías principales del IPC (hay varias clasificaciones) son los servicios postales: hasta un 12,2%. Obviamente, el impacto de estos artículos en los precios es ínfimo. No sucede lo mismo con los suministros del hogar. El gas y la electricidad para el hogar se han encarecido en un 4,4%. Según el INE el gas natural se ha disparado un 13,3%, pero la electricidad solamente un 0,5%.

La segunda categoría que más se encarece son los servicios de telefonía, un 3,9% en 12 meses (un 9% solamente los servicios de telefonía fija, según las clasificaciones de mayor detalle).Seguros, bebidas y hoteles y restaurantes están también entre los epígrafes que más crecen, además de algunos alimentos como patatas (+11,1%), legumbres o la fruta fresca.

Los suministros de vivienda son el grupo de gasto que más encarece la cesta de la compra, 3,3 décimas, por otras 2,6 de los alimentos y 2,2 de los hoteles y restaurantes. Por el contrario, los servicios de transporte (donde se incluyen los gastos en combustibles) apenas generan inflación, merced a la caída del último mes.

Un punto menos en un mes

El descenso del petróleo ha permitido que la inflación se haya reducido a la mitad en los dos últimos meses del año (desde el 2,3% de octubre), el cierre de 2018 en el 1,2% supone una décima más respecto al cierre de 2017 (1,1%).

Sin tener en cuenta los productos energéticos ni los alimentos frescos, de mayor volatilidad, la inflación subyacente acabó el año en el 0,9%, sin cambios con respecto a la tasa interanual registrada en noviembre y tan sólo una décima menos que la de octubre.

El IPC Armonizado (IPCA), que mide la evolución de los precios con el mismo método en todos los países de la zona euro, coincide en el 1,2 %, tras un descenso también de cinco décimas respecto a noviembre.

Normas