S&P prevé que España crezca más que la eurozona por el ajuste postcrisis

Pronositca una ralentización en EE UU y la zona euro, pero no una recesión

Vista exterior de la sede de la Bolsa de Nueva York, en Wall Street.
Vista exterior de la sede de la Bolsa de Nueva York, en Wall Street.

Standard and Poor's (S&P) considera que la economía española, aunque se ralentiza, va a seguir creciendo a un ritmo superior al de la zona euro en su conjunto porque continúa en una fase de ajuste después de la crisis, marcada por un fuerte crecimiento del empleo.

La agencia de calificación mantuvo hoy sus perspectivas, publicadas el pasado noviembre, en las que estima que el crecimiento del producto interior bruto (PIB) en España, tras el 2,6% de 2018, será del 2,3% este año y del 2,1% en 2020, frente al 1,6% en esos dos años para el conjunto de la zona euro.

Su economista jefe, Sylvain Broyer, explicó en conferencia de prensa esas diferencias porque España se encuentra todavía en una fase de recuperar el terreno perdido durante la crisis, con mayor potencial que otros países de la moneda única.

Broyer destacó que "hay una clara mejoría del mercado de trabajo" que implica en especial a los jóvenes. También recordó que el poder adquisitivo por persona sigue por debajo del que había en 2008, antes de que se hicieran sentir los efectos de la crisis, algo que no ocurre ni en Alemania ni en Francia.

S&P estima que la zona euro vivirá en 2018 "un año de normalización, no de recesión", con una ralentización del crecimiento pero también con un aumento "robusto" de los salarios acompañado de una menor inflación a causa del petróleo, que propiciará un alza del poder adquisitivo que debería tener un impacto positivo en el consumo.

En cuanto a la inflación interanual en España, augura que se situará este año en el 1,9 %, como en 2018, y en el 1,7 % en 2020. Son cifras algo superiores a las de la zona euro, del 1,5 % tanto este ejercicio como el próximo.

Estados Unidos

En cuanto a Estados Unidos, también prevé una ralentización, al igual que en China, pero no considera justificados los temores a una recesión que se han dejado traslucir en los mercados, y que le parecen "demasiado pesimistas". Reconoce, eso sí, que el principal riesgo es "la escalada de las tensiones comerciales".

Broyer dijo que el presidente estadounidense, Donald Trump, "tiene un modo de negociar muy particular" pero hasta el momento se ha quedado sobre todo en amenazas, ya que el incremento de aranceles aplicado efectivamente es residual, y se ha visto ampliamente compensado en el comercio mundial por la iniciativa china de la nueva ruta de la seda.

En cuanto al cierre de la Administración en Estados Unidos por las divergencias entre Trump y la oposición demócrata, hizo notar que su impacto estimado para la economía del país es de un 0,05% del producto interior bruto (PIB) por semana y aunque también tendrá un efecto indirecto mayor, será igualmente "marginal".

S&P augura un alza del PIB de EE UU del 2,3% este año y del 1,8% en 2020 tras el 2,9% en 2018. El economista jefe admitió que hay algunos indicadores del ciclo financiero que podrían apuntar a una recesión, pero otros económicos son "más bien tranquilizadores".

Normas