Xiaomi se hunde un 41% desde la OPV tras vencer su ‘lock up'

La tecnológica china crea una nueva marca independiente de ‘smartphone’ y lanza un modelo con cámara de 48 megapíxeles y 128 euros al cambio

Imagen de una tienda de Xiaomi.
Imagen de una tienda de Xiaomi.

La tecnológica china Xiaomi ha acelerado su caída en las últimas sesiones en la Bolsa de Hong Kong y pierde ya un 41,3% sobre los 17 dólares hongkoneses a los que salió a cotizar. El vencimiento del plazo de seis meses que bloqueaba la venta de acciones para ciertos inversores (lock up) ha derivado en aún más ventas, y en tres días la compañía ha perdido un 17% de su valor, equivalente a 5.500 millones de euros.

La OPV de Xiaomi fue una de las que acaparó más atención el año pasado, y se llegaron a barajar valoraciones de unos 90.000 millones de euros. La empresa, no obstante, ha sufrido rebajas de estimaciones por parte de los analistas ante el enfriamiento de la economía china que ya ha castigado a Apple y debido, también, a la creciente competencia de otros fabricantes de teléfonos como Huawei.

Esta semana analistas de siete firmas de valores diferentes, los últimos los de Goldman Sachs, han recortado sus previsiones para la empresa. Aun así, la mayoría de los analistas aconseja comprar, con 20 recomendaciones de compra sobre un total de 27, y el precio objetivo medio está en 16,39 dólares, frente a los 9,5 a los que cotiza el valor.

El bloqueo de las acciones ha desatado las ventas porque afectaba a inversores que habían entrado en el capital de Xiaomi antes de la salida a Bolsa y que, por lo tanto, han vendido con ganancias. En la ronda de financiación de 2010 se vendieron 3.900 millones de acciones a dos céntimos cada una, y ese mismo año se vendieron otras 2.200 millones a nueve céntimos.

Nueva marca móvil

Al margen del tema bursátil, Xiaomi acelera en el negocio del smartphone. Mientras Apple y Samsung sufren, la firma china anunció hoy que ha creado una marca de móviles independiente llamada Redmi. A partir de ahora, tendrá sus smartphones de gama alta “Mi”, los Pocophone (con precio ajustado pero algunas especificaciones de gama alta) y los Redmi (su gama de entrada).

Este jueves, la tecnológica presentó su primer modelo tras convertir Redmi en una división independiente. Se trata del smartphone Redmi Note 7 con una cámara de 48 megapíxeles, inteligencia artificial, el chip Snapdragon 660 de Qualcomm y una batería de 4000 mAh con carga rápida. Y todo por 128 euros al cambio, aunque el dispositivo solo está disponible por ahora en China y Xiaomi no ha informado de qué precio tendrá en Europa ni cuándo llegará al Viejo Continente. Se trata igualmente del primer teléfono inteligente con una garantía de 18 meses. 

Con este movimiento, Xiaomi busca dar cobertura a las necesidades de cualquier cliente y, de paso, tener producto para competir en cualquier gama (de entrada, media y alta) con sus principales rivales. La compañía insistió este jueves en que quieren acelerar su expansión internacional y centrarse en hacer smartphones con "una relación calidad-precio muy buena". También indicó que su estrategia en China, donde de momento está disponible el nuevo móvil, "es poner foco en el mercado del ecommerce y dirigir el terminal a un público usuario de internet".

El dispositivo está disponible en varios modelos, uno con memoria RAM de 3GB y 32 gigas de almacenamiento interno y otros dos con 4/64 GB y 6/64GB. Su pantalla tiene 6,3 pulgadas con relación 19.5:9 y una resolución de 2340x1080 píxeles. La cámara delantera es de 13 Mpx. La inteligencia artificial ayudará al usuario a tomar mejores instantáneas.

Normas