Alimentación

El proveedor de jamones de Mercadona compra la estadounidense Acornseekers

Incarlopsa se hace con el 67% de una productora de jamón ibérico en Texas

Secadero de jamones de Incarlopsa.
Secadero de jamones de Incarlopsa.

La empresa cárnica Incarlopsa, principal proveedor de Mercadona, ha adquirido una participación mayoritaria, el 67%, de la compañía americana Acornseekers LLC, con sede en Texas y propietaria de cerdos ibéricos, dentro de su apuesta por la internacionalización.

La compañía americana tiene "un importante valor estratégico" al ser propietaria de cerdos ibéricos 100 % puros de bellota y comercializadora de carne fresca, y posee una red comercial destacada en el mercado selecto estadounidense con todas las certificaciones y permisos del departamento
de agricultura, según la cárnica española.

El director de Incarlopsa, Clemente Loriente, ha afirmado en un comunicado que para el desarrollo futuro de la empresa es imprescindible crecer en el negocio internacional e instalarse en los mercados más importantes del mundo.

Acornseekers es una productora de jamones ibéricos en suelo estadounidense, concretamente en Texas, fundada por los españoles Manuel Murga y Sergio Marsal, quienes hace varios años trasladaron cerca de 200 cerdos ibéricos a ese estado. Tanto Murga como Marsal seguirán participando en la empresa como socios accionistas para aportar su experiencia y conocimiento del funcionamiento del mercado norteamericano.

Incarlopsa tiene previsto, según ha informado, construir en EE.UU. una industria y secadero de jamones para la elaboración de productos ibéricos de calidad dirigidos a la venta en el continente americano.

Hace varios meses, este proveedor de Mercadona, que factura más de 500 millones de euros al año, el 75% al grupo de supermercados fundado por Juan Roig, fue noticia por el interés de inversores chinos por hacerse con la compañíaReuters informó que el fondo chino Kam Fung compraría el 95% de esta empresa ubicada en Tarancón y propiedad de la familia Loriente Piqueras por 1.000 millones de euros. La firma negó cualquier proceso de venta.

Normas