Oportunidades de negocio en la transición ecológica

En la mayoría de mercados cuando los precios de adquisición se aproximan, los consumidores siempre suelen ir por delante de la industria

La transición ecológica es uno de los grandes retos a los que nos enfrentamos en esta primera mitad del siglo XXI. La creación de un ministerio con ese nombre solo fue la última prueba de que la sociedad, la Administración y la empresa deben incorporar a su día a día la sostenibilidad medioambiental, no solo entendida desde un punto de vista verde, sino adaptada a la situación de madurez de los mercados bidireccionales. ¿Cómo desarrollar modelos de negocio que impulsen la transición ecológica? ¿Cómo la transición ecológica está desarrollando nuevos modelos de negocio?

Hoy la sostenibilidad y la ecología están cada vez más normalizadas en la mente de los consumidores. Por supuesto que existe una diferencia entre un consumidor altamente movilizado social y políticamente por todos los aspectos de la sostenibilidad, pero ésta ya ha calado en los consumidores de hábitos convencionales, que ven en la sostenibilidad y la ecología buenos hábitos de consumo y una mejor calidad a cada vez más precios próximos a lo convencional.

Es la evolución de esta barrera sobre “lo convencional de lo ecológico” (inclusivo) y no “lo extraordinario de lo ecológico” (exclusivo) lo que permite cada vez más nuevos modelos de negocio y en especial la entrada de nuevas categorías al consumo sostenible y ecológico: ¿Alguien se ha planteado que el primer producto bio es el agua embotellada? ¿Alguien compraría para sus hijos una leche “convencional” si la ecológica está muy próxima en precio? ¿Y lonchas de jamón cocido? Es el desplazamiento de esta frontera lo que “descubre” un manto de nuevas oportunidades de negocio (acabamos de ver en el verano de 2018 el boom de las leches frescas y ecológicas que han introducido los retailers, cogiendo por sorpresa a todo el sector lácteo).

En este aspecto España y su gran consumo están muy bien posicionada encontrándose frente a una oportunidad enorme; los productores de frutas y verduras así lo han entendido, liderando el sector a nivel europeo. Sobre el desarrollo de modelos de negocio que impulsen la transición ecológica, hay que ser mucho más pragmático, ya que los consumidores convencionales no están dispuestos a hacer algo que les resulte incómodo o les parezca que dan marcha atrás por el hecho que sea sostenible o ecológico. La dificultad radica en introducir modelos de negocio con ventajas sobre los actuales que introduzcan los aspectos sostenibles y eco (excepto que se legisle penalizando los hábitos no sostenibles). Aspectos como potenciar el consumo de proximidad, lo super fresco, sin conservar/pasteurizar, los graneles, los modelos de negocio de suscripción son “anclajes” o ganchos de mercado que pueden permitirlo.

Hay que recordar que en la mayoría de mercados cuando los precios de adquisición se aproximan, los consumidores siempre suelen ir por delante de la industria: que se lo pregunten a los fabricantes de coches de motor de explosión frente al eléctrico, que pese a sus muchas previsiones de introducción se han visto sorprendidos por un aumento incremental de las ventas de la competencia.

Antonio Flores es el CEO de LOOP, New Business Models

Normas