Borja de la Cierva, un salvavidas de emergencia para Dia

El nuevo consejero delegado desarrollará el plan estratégico para reflotar la cadena de supermercados

Borja de la Cierva, un salvavidas de emergencia para Dia

La última semana de 2018 ha sido una de las más movidas en la historia del grupo de supermercados Dia. Tras unos meses tormentosos, cuyo detonante fue el agujero detectado en sus cuentas y la decisión de suspender el reparto de dividendos en diciembre. Las acciones de la cadena experimentaron la mayor subida de su historia la semana pasada, y el 28 de diciembre la CNMV suspendió su cotización ante los rumores de un inminente acuerdo de refinanciación para la compañía. Dia destituyó en pocas horas a Antonio Coto y nombró a Borja de la Cierva (Madrid, 1962) nuevo consejero delegado. Esa misma jornada se cerró el acuerdo con la banca, que permite a la cadena y a su nuevo consejero delegado darse un respiro. Al menos, de momento.

Menos de cuatro meses ha durado Antonio Coto al frente de Dia. De la Cierva, con gran experiencia en el sector de las distribuidoras se ha puesto al frente de la cadena, donde trabaja en un plan estratégico que tendrá listo a finales de este mes. Las claves principales se presentaron en los resultados del tercer trimestre y el cambio de consejero delegado no ha variado esas directrices.

Borja de la Cierva nació en Madrid, pero se mudó a Galicia cuando tenía 8 años. Estudió Administración y Dirección de Empresas en la Universidad de Santiago de Compostela de 1980 a 1985 y después hizo un máster en Dirección de Empresas en la Universidad de Vigo. Comenzó su carrera profesional como auditor en la firma Arthur Andersen de 1986 a 1994. El año siguiente fue nombrado director financiero de Inditex, donde trabajó hasta 2006. Unos meses después se incorporó a El Corte Inglés, primero como subdirector de compras y posteriormente como director de la cadena de abastecimiento, cargo que ocupó hasta mayo de 2016. Ha sido docente en distintas universidades en España y en el extranjero, y ha realizado varios trabajos de investigación.

De la Cierva está casado y tiene tres hijos. Sus dos grandes pasiones son el mar y la música en vivo, especialmente la ópera y el flamenco. Le encanta navegar y se escapa al club náutico de San Vicente del Mar (Pontevedra) cuando tiene tiempo. Cultiva la lectura, especialmente el ensayo histórico y la poesía, aunque también disfruta de una buena novela. Al nuevo líder de Dia le gusta cocinar, especialmente cuando tiene tiempo.

Una jornada antes de que de la Cierva fuese nombrado consejero delegado (el 28 de diciembre), las acciones de la compañía subieron un 22,22% hasta alcanzar los 0,44 euros por título, debido a las especulaciones sobre un acuerdo con los bancos para la refinanciación de la cadena que finalmente llegó. Los 896 millones que le inyectarán como máximo permiten insuflar liquidez y asegurar los pagos a proveedores. De esta manera, de la Cierva despeja las dudas sobre la confianza en el grupo a corto plazo, que tiene alrededor de 7.000 tiendas entre España, Portugal, Argentina y Brasil. Para conseguir grandes objetivos como la expansión, el nuevo CEO cree en el trabajo duro, el orden, tener una metodología precisa y sobre todo mostrar confianza. Todo ello sería imposible sin una organización previa. Le gusta levantarse a las seis y media para tener su jornada planeada antes de las 8, cuando empieza a trabajar.

El orden que lleva de la Cierva le vendrá bien a Dia, que no ha tenido un buen 2018. Comenzó el año en los 4,40 euros por título y desde entonces ha caído un 89,3%. En octubre anunció un profit warning, cuando detectó un agujero en las cuentas del año pasado. Inmediatamente suspendió el reparto de dividendos, y cayó un 60% en Bolsa en apenas tres días.

En ese momento la acción valía menos de un euro y ha seguido desplomándose llegando a bajar hasta un 33% en diciembre. Ahora Dia ha cerrado un acuerdo con la banca para refinanciar su deuda, en el que se contempla una línea de liquidez de 200 millones para financiar los pagos a proveedores y una ampliación de capital por 600 millones.

El fondo Letterone, que lidera el magnate Mijail Fridman y que es el principal accionista de Dia con el 29% de la empresa, se ha opuesto de forma abierta a los acuerdos que ha ido alcanzando con sus bancos acreedores, como la ampliación de capital. Prueba de ello es la salida de todos sus representantes en el consejo de administración de la compañía para preparar, de forma paralela, un plan de negocio a la medida del primer accionista. Su objetivo, preparar una OPA para marzo. Mientras se despejan estas incógnitas, de la Cierva continuará con la transformación de las tiendas La Plaza y Dia & Go. Hasta el pasado octubre, Dia ha cambiado unos 1.800 locales, el 52% que gestiona de forma directa.

Otro de los retos del nuevo CEO es la venta de sus filiales Clarel y Max Descuento, la identificación y el cierre de los puntos de venta más deficitarios para reforzar la sostenibilidad del negocio y la transformación de su marca para hacerla más atractiva a su clientela. De la Cierva tendrá que afrontar muchos problemas ya que se encuentra en un túnel donde apenas se vislumbra el final.

Devoluciones pendientes

Pago de bonos. Dia cuenta con 900 millones de euros en bonos y el 22 de julio vence el pago de 305,7 millones de ellos. La empresa no ha explicado como va a afrontar el pago aunque ha afirmado que su intención es cumplir sus compromisos sin quitas.

Prestamistas de la refinanciación. Santander, BBVA, Sabadell, Deutsche Bank y CaixaBank, son las entidades financieras que han concedido crédito a la cadena de supermercados. El banco presidido por Ana Botín, BBVA, Barclays y Société Générale conforman el núcleo duro de acreedores a largo plazo.

Normas