Zoido: “La tasa Tobin multiplica por 66 el coste de operar en la Bolsa española”

El presidente de BME cree que “incentivará la opacidad en los mercados”

El presidente de BME, Antonio J. Zoido.
El presidente de BME, Antonio J. Zoido.

El impuesto sobre transacciones financieras (conocido coloquialmente como tasa Tobin) que plantea el Gobierno sigue provocando una oleada de críticas. Aunque desde Bolsas y Mercados Españoles (BME) ya habían manifestado su disconformidad con el nuevo impuesto sobre las acciones españolas que tengan una capitalización bursátil superior a 1.000 millones de euros el presidente BME, Antonio Zoido, ha aprovechado su tradicional comida navideña en la que hace balance sobre el ejercicio, para cargar contra ella.

Zoido ha asegurado que, este impuesto que “incentiva la opacidad” de los mercados, supondrá un aumento “desorbitado” de los costes de transacción ya que “un impuesto del 0,2% supone multiplicar por 66 el coste de transacción que se aplica en el mercad español”.

Califica la propuesta de contraria a postulados esenciales para "cimentar un desarrollo económico europeo basado en la diversificación de las fuentes de financiación, el abaratamiento de las mismas, el crecimiento de tamaño empresarial, el papel esencial de la libre asignación de capitales en los procesos de inversión y el régimen de equidad, competencia, transparencia y protección al inversor".

Balance del año

Durante su intervención, y con el Ibex registrando una caída del 13% desde enero, Zoido se refirió a 2018 como un año “complicado” en el que han confluido varios elementos ”desestabilizadores” para los mercados entre los que destacó la inestabilidad política, la crisis de los países emergentes y la devaluación de sus divisas, el Brexit, la tensión en el precio del petróleo, la guerra comercial entre EE UU y China y el desafío presupuestario de Italia, entre otras incertidumbres.

Entre los aspectos positivos que deja este ejercicio destaca el nuevo récord de presencia de los inversores internacionales en la Bolsa española. Éstos ya son propietarios del 46% del capitalización total del mercado español. “En la última década, la propiedad de los extranjeros sobre acciones cotizadas españolas ha subido desde el 36,8% de 2008 hasta cerca del 50% actual”, recordó Zoido.

Por el contrario, la tasa de participación de las familias ha caído hasta la zona de mínimos históricos, representando el 19,7% del total desde el 24,4% alcanzando en 2015.

Retribuir al accionista

Las cotizadas españolas siguieron mimando al accionista durante 2018. “Hace años que la Bolsa española lidera la retribución a accionistas entre el conjunto de las Bolsas internacionales” destacó Zoido. Y es que a 30 de octubre de 2018, la rentabilidad por dividendo de la Bolsa española se situaba en el 4,5%.

Entre enero y noviembre de 2018, las empresas cotizadas han repartido en dividendos 25.600 millones de euros, cifra que es un 3,9% más que lo distribuido en el mismo período de 2017.
Entre enero y noviembre de 2018, las empresas cotizadas han repartido dividendos por un valor que supera ligeramente los 378.000 millones de euros, una cifra que equivale al 56% del valor actual del mercado de todas las cotizadas españolas.

Además, durante 2018 la volatilidad permaneció en niveles históricamente bajos, sobre el 15% frente al 31%de finales de 2016 o de más del 20% que se registraba en la Bolsa española entre los años 2012 y 2015.

Por su parte, la capitalización de las cotizadas consiguió “mantenerse por encima del billón de euros, una valoración que se conserva en los tres últimos ejercicios”, añadió Zoido.

Tras hacer un resumen de 2018, el presidente de BME adelantó que se “vislumbra una nueva era desafiante", donde permanecen las vulnerabilidades del pasado, como es la elevada deuda, y los riesgos del presente. Entre los que enumeró destacan la Unión Europea sin Reino Unido tras el Brexit, la normalización de los tipos de interés en Europa, la inestabilidad de los Gobierno o los conflictos entre los grandes bloques en clara referencia ala guerra comercial.

 

 

Mala racha para las salidas a Bolsa

“El mercado de salidas a Bolsa no ha atravesado su mejor momento”, explicó Zoido. Y es que según datos de PwC hasta septiembre, el valor de las OPVs en Europa cayó un 11%, con un importe de 3.900 millones de euros frente a los 8.300 millones del año anterior. Hasta esta semana, 26 nuevas empresas han sido admitidas en alguno de los mercados que gestiona BME. De las 26 empresas incorporadas, cinco lo hicieron en la Bolsa y las 21 restantes en el MAB. De cara a 2019, el presidente de BME se mostró optimista ya que a su juicio el mercado se reactivará por que “hay interés por parte de las empresas por salir a Bolsa” y recordó que Ibercaja, Europastry y WiZink ya han anunciado su deseo de cotizar.

Normas