El caso 1MDB frenará los sueños de grandeza de Goldman Sachs

Solomon tendrá que supervisar una amplia limpieza interna y podría ser llamado a comparecer en el Congreso de EE UU

David Solomon, CEO de Goldman Sachs, en su faceta de DJ.
David Solomon, CEO de Goldman Sachs, en su faceta de DJ.

David Solomon es como el dueño de un Ferrari al que no le han dado las llaves. El jefe de Goldman Sachs tiene uno de los trabajos más prestigiosos de Wall Street, y algo que demostrar. Podría empezar el año con menos capitalización de mercado que su gran rival, Morgan Stanley, por vez primera en una década.

Goldman se propuso en 2017 crear 5.000 millones de dólares en nuevas fuentes de ingresos, y Solomon ha alcanzado ya la mitad. Mientras, Morgan Stanley tiene unos ingresos más bajos pero menos sujetos a las vicisitudes del mercado. Goldman obtiene alrededor del 57% de sus ingresos de divisiones predecibles. En Morgan Stanley son casi dos tercios.

Solomon está haciendo crecer el negocio de gestión de patrimonio, incorporando casi un tercio más de asesores para 2020. Podría ir más lejos si se ocupara de uno de los negocios menos lustrosos de la firma: la gestión de activos, que genera ingresos estables y predecibles por comisiones. Pero su margen operativo, de poco más del 20%, es la mitad de lo que gana su banca de inversión, y está por debajo del 33% medio de la industria, según McKinsey.

El listón para una fusión es enormemente alto, según Solomon. Pero comprar un rival como T. Rowe Price, que duplica la rentabilidad de Goldman en la gestión de activos, elevaría los ingresos estables a más del 60%.

Hay un gran problema: 1MDB. Goldman está siendo investigado por el Gobierno de EE UU por su papel en la recaudación de fondos para el fondo malayo en 2012 y 2013, algunos de los cuales terminaron siendo pagados como sobornos. Dos exgoldmanitas han sido acusados; otros sabían de las fechorías, dice Washington. Es probable que sufra una multa multimillonaria; que quitará tiempo a Salomon es seguro.

Goldman intentará llegar a un acuerdo tan pronto como pueda. Pero Solomon probablemente tendrá que supervisar una amplia limpieza interna y, aunque no esté implicado, podría ser llamado a comparecer en el Congreso, mientras él preferiría competir con Morgan Stanley por horizontes de grandeza.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas