Vincent Bolloré se piensa dividir Vivendi

Su sello discográfico Universal, Canal Plus, el grupo de publicidad Havas y Gameloft están en el escaparate

Vincent Bolloré, presidente de Vivendi.
Vincent Bolloré, presidente de Vivendi.

Vincent Bolloré es un tiburón reconocido. En 2019, podría tener que atacarse a sí mismo. Las acciones de Vivendi, del que posee un 25%, cayeron un 6,5% en 2018. La caza del grupo de juegos de azar Ubisoft terminó en retirada, aunque le salió rentable. Peor fue el golpe de estado de Elliott en Telecom Italia.

La cuestión que Bolloré tiene en mente en 2019 es probablemente el descuento del grupo. Su sello discográfico Universal vale 22.000 millones según UBS, mientras que Canal Plus, el grupo de publicidad Havas y Gameloft podrían alcanzar los 9.000 millones según los múltiplos de sus pares. Si se suman 5.000 millones para participaciones minoritarias en grupos como Telecom Italia, Vivendi debería valer casi 36.000 millones, incluida la deuda. Su valor actual es de unos 27.000 millones.

Un descuento tan grande debería ser irresistible para un activista. La participación de Bolloré, cercana al 30% de los votos, convierte Vivendi en un objetivo difícil, pero eso no tiene por qué disuadir a un activista entregado. Suponiendo una participación en la votación del 70%, un activista con un 10% necesitaría el apoyo de inversores con solo una cuarta parte de las acciones para tener una mayoría.

Bolloré está tratando de cerrar el descuento, prometiendo vender hasta la mitad de Universal. El inconveniente es que un adquirente potencial como Liberty Media puede no pagar el precio total dada la falta de control y la desordenada gobernanza.

El movimiento lógico es adelantarse a los activistas dividiendo Vivendi. Podría vender toda Universal, o cederla a los accionistas. Havas encajaría muy bien en una consultora que busca expandirse hacia la publicidad, como Accenture, mientras que Gameloft podría atraer a Tencent. En cuanto a Telecom Italia, al Gobierno italiano podría encantarle facilitar la salida de Vivendi.

Bolloré se resistirá a abandonar su sueño de crear un gigante europeo de los medios. Pero una venta a 36.000 millones daría 8.500 millones a los accionistas: un tercio de su capitalización. Para un experto como Bolloré, puede que sea demasiado bueno para dejarlo pasar.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas