La Fed sube los tipos pero rectifica y modera el ritmo de alzas en 2019

Wall Street acoge con caídas la decisión y el Dow Jones cede un 1,5%

Fed pulsa en la foto

Tomara la decisión que tomase no iba a dejar indiferente a los inversores. Con las declaraciones del presidente de la Fed, Jerome Powell, apuntando a un retraso en el proceso de subida de tipos planeando los mercados, el Comité de Mercado Abierto (FOMC) ha acordado por unanimidad elevar las tasas en 25 puntos básicos, hasta la horquilla del 2,25%-2,5%. El movimiento que ya había sido puesto en precio por el mercado llegó a cuestionarse en los últimos días ante los temores a una desaceleración de la economía. Desde el pasado 28 de noviembre, las probabilidades de alza de las tasas antes de cierre de año han ido cayendo sesión a sesión desde el 76,9% de finales de noviembre al 69,1% que marcaba minutos antes de conocerse la decisión.

La tendencia bajista de la Bolsa en el mes de diciembre, la debilidad de los datos macroeconómicos y la presión del presidente de EE UU, Donald Trump, para que Powell haga un alto en el camino no han sido suficientes para alterar las previsiones a corto plazo. La Fed cierra el año fiel a sus estimaciones y acomete la cuarta alza de las tasas en 2018 y novena desde que la institución pusiera fin a la era de los tipos cero.

Los temores a una ralentización de la economía en 2019 no dejó indiferente al comité que rebajó de tres a dos las subidas para el próximo año. Este cambio ha venido acompañado de un lenguaje más moderado. Como venían apuntado los expertos desde que Powell afirmara que los tipos estaban próximos a su nivel neutral, el comité ha optado por desactivar el piloto automático y condiciona las próximas subidas a los datos que se vayan conociendo. Es decir, antes de tomar una decisión precipitada analizarán con lupa las condiciones económicas para evitar sustos y tener que dar marcha atrás.

A pesar de la histeria que vive el mercado en las últimas sesiones, el comité considera que "los riesgos siguen siendo más o menos equilibrados". "El mercado laboral ha continuado fortaleciéndose y la actividad económica sigue aumentando a un ritmo fuerte", señalan. Con una tasa de desempleo en mínimos de 1969, "el gasto de los hogares prosigue su crecimientos mientras la inversión empresarial se ha moderado desde los fuertes niveles registrados a comienzos de año", remarcan los miembros del banco central. Es decir, recoge el bandazo del sentimiento inversor en los últimos 12 meses, periodo en el que se ha pasado de esperar un supercrecimiento de la mano de la rebaja de impuestos a preguntarse cuándo llegará la recesión, algo que está favoreciendo la rotación de las carteras desde los activos de riegos como la Bolsa a otros de corte defensivo como los bonos.

La Fed ha aprovechado la última reunión para actualizar sus previsiones macroeconómicas. Los miembros de la institución recortan en una décima su estimación de crecimiento para 2018 (3%, la cifra más elevada desde 2015) y en dos décimas la de 2019, hasta el 2,3%. Eso sí, mantienen intacto su cálculo para 2020, cuando se prevé que el PIB suba un 2%, unos datos que evidencian la ralentización, pero que continúan lejos de enviar señales de recesión. La tasa de paro cerrará el año en el 3,7%, bajando al 3,5% en 2019. La previsión inflación, por su parte, cae dos décimas para 2018, hasta el 1,9% y una para 2019, hasta el 1,9%. Habrá que esperar a 2020 para que los precios superen el 2% (2,1%).

Los cambios contribuyeron al aplanamiento de la curva de tipos. Mientras las rentabilidades de la deuda a corto plazo subían, el bono a 10 años marcaban mínimos de seis meses (2,76%).

Peor diciembre desde 1931

Diciembre tradicionalmente es el mes que los gestores e innversores minoristas aprovechan para comprar acciones y dar rienda suelta al conocido como rally de fin de año, un movimiento que tiene su origen en EE UU. Sin embargo, parece que en 2018 tendrá que esperar. A falta de una semana para el cierre de año, Wall Street es incapaz de sacudirse las pérdidas. Con descensos del 9,17% para el S&P 500 y del 8,67% para el Dow Jones, los índices van camino de cerrar el mes como el peor diciembre desde 1931, en plena Gran Recesión.

Antes de conocerse la decisión de la Fed, los tres índices de referencia de Wall Street se anotaban subidas próximas al 1%. Un sentimiento que cambió en cuestión de minutos y conforme Powell avanzaba en su rueda de prensa, los inversores aceleraban las pérdidas. Al cierre del mercado, el Dow Jones cedió un 1,49% mientras el S&P 500 se dejó un 1,54% y el Nasdaq, un 2,17%. Más estable se mostró el dólar que moderaba los descensos al 0,1%. 

Normas