Fridman prepara una opa por Dia a partir de marzo tras romper con el consejo

Los dos consejeros que mantenía en el grupo salen por discrepancias

En ese mes cumple un año desde que pagó el precio más alto en Dia

Dia pulsa en la foto

La situación en Dia vuelve a dar un giro cuando parecía que el margen para las sorpresas en el grupo de supermercados se estrechaba. La compañía, que ya estaba inmersa en una profunda crisis de modelo y en una dura negociación para refinanciar su deuda, suma ahora a su lista de problemas un conflicto abierto con su primer accionista, el fondo de inversión luxemburgués Letterone, propiedad del magnate ruso Mijail Fridman y propietario del 29% del capital, que disiente de los últimos movimientos del grupo, incluida la ampliación de capital asegurada con Morgan Stanley.

Los dos representantes que Fridman mantenía en el consejo de administración de la compañía presentaron ayer su dimisión, dos semanas después de que Stephan DuCharme, mano derecha del magnate y entonces presidente interino del consejo, hiciese lo propio con los mismos argumentos: trabajar en el plan de negocio de Dia desde Letterone, y no desde la propia compañía. Los nuevos dimisionarios son Karl-Heinz Holland, que llegó al consejo en abril con el aval de haber sido consejero delegado de Lidl; y Sergio Dias, en nómina de la división de retail de Letterone y que apenas ha estado dos meses en el consejo.

Bajo el pretexto de trabajar desde fuera en el plan de negocio de Dia se esconde una profunda discrepancia sobre los últimos acuerdos que está sellando la compañía de supermercados, incluidos la ampliación de capital garantizada por Morgan Stanley de 600 millones de euros y el proceso de refinanciación. Una discrepancia que alcanza también a cómo se está abordando el proceso de transformación del grupo. Según explican fuentes cercanas al consejo de administración, Letterone cree que se están obviando las propuestas que ha planteado para dar un giro a la situación del grupo e, incluso, cree que el consejo de Dia no está lo suficientemente profesionalizado.

En definitiva, el primer accionista no está de acuardo con la hoja de ruta desplegada por el consejero delegado Antonio Coto, y cree que las condiciones de la refinanciación o de la ampliación de capital de 600 millones están lejos del mínimo necesario para darle la vuelta a la situación, y las considera meros parches. Por el contrario, Letterone trabaja en un plan a cinco años, el tiempo que creen que llevará a Dia levantar el vuelo.

En ese plan no está incluida la ampliación de capital prevista. Fuentes financieras conocedoras de la negociación con Dia confirman que Letterone no comparte este movimiento que, además, le supondría un coste mayor que lanzar una opa sobre el 100% de la compañía a partir del próximo 9 de marzo a precio de mercado. En esa fecha habrán pasado 12 meses desde que el fondo pagó el precio más alto por acciones de Dia, a 3,64 euros por título, como confirman fuentes jurídicas conocedoras de la interpretación que la CNMV hace de la ley de opas. Al precio de la acción al cierre de ayer, a Letterone le costaría poco más de 181 millones hacerse con el 100% de la compañía.

Los planes del fondo pasan, por tanto, por una opa y por una importante quita de la deuda financiera por parte de los bancos, que vaya acompañada de una recuperación de los niveles de liquidez. Estos, por su parte, presionaron al primer accionista cortando a Dia el grifo del crédito para el pago a proveedores en 200 millones, como publicó CincoDías el pasado 30 de noviembre. Esta cantidad sería restituida en el acuerdo de refinanciación que preparan.

Desde el entorno de Letterone defienden que la apuesta a largo plazo por Dia se mantiene intacta, ya que le ven un potencial de crecimiento significativo. Pero ese compromiso también es obligado. El fondo acumula minusvalías latentes de 690 millones desde que entró en el capital, en verano de 2017. En este periodo, la acción ha caído más de un 90%.

Por su parte, el consejo de Dia se reunió ayer para estudiar los últimos avances en la refinanciación, ya sin representantes de Letterone. El grupo no prevé sustituirlos de forma inmediatam aunque maneja el nombre del ex secretario de Estado Jaime García Legaz, que entraría como consejero como paso previo a un nombramiento como presidente.

Mientras, otro mínimo histórico en Bolsa

Nuevo desplome. La retirada de los hombres de Fridman del consejo de Dia vino acompañada de un nuevo desplome bursátil y de un nuevo mínimo histórico de la cotización. Las acciones del grupo de supermercados sufrieron un descenso del 8,34% y su precio bajó a los 0,4097 euros, inferior a los 0,4125 que marcaban el anterior suelo y que alcanzó una semana antes. Un derrumbe que llegó al conocerse los cambios en el órgano de gobierno de la compañía, que detalló en un hecho relevante enviado a la CNMV. La deuda corporativa del grupo también sufrió los efectos de estos últimos movimientos, sobre todo la emisión con vencimiento en julio del año que viene. Ayer cotizaba a un 69,8% del nominal, casi 10 puntos menos que el lunes, mientras que su rentabilidad escalaba al 75%, por el 58% del día anterior. Los bonos con vencimiento en 2021 cotizaban al 61,8% del nominal, cuatro puntos menos, y los de 2023 en un 58,4%, dos puntos porcentuales por debajo del nivel de la fecha anterior.

Normas