Salarios

Montero: “nadie se lleva las manos a la cabeza” por la subida salarial francesa

La subida propuesta en España no está "alejado de los países del entorno".

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, inaugura el seminario "La Hacienda Pública en Democracia" en el Instituto de Estudios Fiscales (IEF).
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, inaugura el seminario "La Hacienda Pública en Democracia" en el Instituto de Estudios Fiscales (IEF). Europa Press

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha destacado hoy que "nadie se ha llevado las manos a la cabeza" ante la propuesta francesa de subir el salario mínimo hasta 1.598 euros, lo que demuestra que el objetivo del Gobierno español de llegar a 900 euros no estaba "fuera de la realidad".

En declaraciones a la prensa tras inaugurar un seminario sobre la Hacienda Pública en la Democracia, organizado por el Instituto de Estudios Fiscales (IEF), Montero ha defendido que cuando en España se propuso una subida del salario mínimo interprofesional hasta 900 euros, "no fue nada que estuviera fuera de la realidad" ni "alejado de los países del entorno".

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha propuesto elevar en cien euros el salario mínimo francés -ahora de 1.498 euros brutos-, para tratar de apaciguar las protestas de los "chalecos amarillos".

Aunque en su día hubo muchos "agoreros" que dijeron que la subida del salario mínimo interprofesional en España destruiría empleo, el Gobierno considera, según ha explicado Montero, que "puede ser una oportunidad de estímulo del consumo".

Por ello, mantiene su intención de elevar este año y por decreto el salario mínimo y "seguir trabajando en el diálogo social" porque "las organizaciones sindicales tenían la intención de que para 2020 se pudiera llegar a mil euros vía convenios colectivos".

"Esa reivindicación sigue intacta", ha afirmado la ministra, quien también ha querido transmitir "tranquilidad" a los transportistas que puedan temer subidas en el gasóleo, al asegurar que la propuesta del Gobierno francés es "radicalmente distinta" a la del español.

En Francia se planteaba una subida general de los carburantes, mientras que en España se busca quitar de forma progresiva la discriminación positiva que tenía el diésel respecto de la gasolina, una propuesta "bastante razonable" para ayudar a que la fiscalidad medioambiental sea una seña de identidad española.

Según ha dicho, esta subida se tratará de incluir en la Ley del Cambio Climático o en los Presupuestos, al tiempo que la conocida como "tasa Google" se intentará aprobar antes de que acabe el año, aunque aún está pendiente de que terminen todos los trámites del periodo de audiencias.

Presupuestos para 2019

Montero ha confirmado también que el Gobierno presentará sus Presupuestos para 2019 en enero sobre el objetivo del déficit del 1,3 % del PIB establecido en su día por el Gobierno de Mariano Rajoy, cinco décimas inferior a lo que le gustaría.

Montero ha calificado de "mero trámite" la aprobación el pasado viernes por parte del Gobierno de la senda de déficit para 2019-2021 que ya propuso en su día y fue rechazada por el Parlamento.

Según ha explicado, con ese paso se busca ganar "seguridad jurídica" con un segundo rechazo y tratar de garantizar así que PP y Cs no podrán bloquear los Presupuestos en la Mesa del Congreso en la que suman mayoría.

"La Ley Orgánica ha ido lenta en su tramitación -probablemente de forma deliberada porque no se quería cambiar el veto en el Senado para boicotear la senda-, por lo que no vamos a llegar a tiempo para que se apruebe la nueva senda en los términos que el Gobierno quería", ha explicado.

"Vamos a pasar el trámite de rechazar de nuevo estos objetivos para incorporar la senda anterior, y cuando se apruebe la Ley Orgánica a lo largo del año podremos actualizar los objetivos de estabilidad", ha añadido.

"Los ritmos del Gobierno está claro que no se apoyan por parte del Congreso y, por tanto, nos vemos obligados a construir el Presupuesto con la senda anterior", ha resumido la ministra.

"Cuando se apruebe la nueva senda tendremos que adaptar algunas cifras", ha reconocido.

La senda socialista supone una flexibilización de los objetivos de déficit vigentes para el conjunto de las Administraciones Públicas, de cinco décimas para 2019 (hasta el 1,8 % del PIB), de seis décimas para 2020 (1,1 %) y de cinco décimas para 2021 (0,4 %).

Normas