Transición Ecológica ultima la propuesta de peajes eléctricos para 2019

Aprobará las tarifas en tanto se reconoce al supervisor su potestad para elaborarlos

Todo apunta a que la tarifa regulada se congelará en enero

Redes de alta tensión, de REE.
Redes de alta tensión, de REE.

El Ministerio para la Transición Ecológica ultima dos normas importantes: un real decreto ley de medidas urgentes en el sector de la energía, que incluye la restitución de las competencias de la CNMC y una orden ministerial por la que se revisarán los peajes eléctricos para 2019.

 Aunque entre las potestades del organismo supervisor está precisamente la de proponer dicha tarifa regulada, y aunque la intención de la titular del departamento, Teresa Ribera, era que la CNMC aprobará ya las que deben entrar en vigor el 1 de enero, no ha habido margen de tiempo para el trámite.

Por tanto, será el ministerio el que envíe, como hasta ahora, y quizás por úlyimas vez, su propuesta de revisión tarifaria a la Comisión, lo que podría hacer en los próximos días. También el Consejo de Ministros tiene previsto dar luz verde al citado real decreto ley este mismo viernes.

Aunque la Comisión logre recuperar el poder que le otorga la normativa europea y que el Gobierno del PP no le reconoció, lo que ha llevado a España a las puertas del Tribunal de Justicia de la UE, es necesario que elabore una metodología de peajes o, cuando menos, una revisión de la que aprobó en una circular en 2014, lo que llevará varios meses.

El Gobierno aprobará un RDL para reconocer las competencias de la CNMC, pero no hay tiempo para que apruebe los peajes de enero

Según la directiva del mercado interior de la energía, el regulador independientes elaborará la metodología de los peajes, su estructura y su valor. Sin embargo, en el caso de España los peajes de acceso a las redes, que retribuyen la actividad de distribución y transporte, se mezclan con los llamados cargos que también se pagan en la tarifa regulada, que incluyen muchos costes ajenos, como la amortización de la deuda histórica del sistema, los incentivos a las renovables o la mitad de las subvenciones de los sistemas insulares.

La cuestión es complicada pues estos cargos sí son responsabildad del Gobierno. Por tanto, en el futuro una parte de la tarifa regulada de la factura la determinará la CNMC (los peajes puramente dichos) y la otra, el Gobierno (los citados cargos).

Todo apunta a que los peajes de 2029 se mantendrán congelados, pese a que el sistema pueda registrar algún déficit. De ser así, el Gobierno podrá cubrirlo con el superávit acumulado en el sistema (más de 900 millones de euros). Aunque la Ley del Sector Eléctrico prohíbe esta posibilidad, el real decreto ley de medidas energéticas aprobadas por el Gobierno a principios de octubre, levantaba dicha prohibición, Así, en la disposición adicional primera del RDL, el superávit del sistema eléctrico, que, por ley, solo se puede destinar a reducir la deuda (aún se arrastran unos 23.000 millones de euros), se podrá utilizar también para cubrir prosibles desajustes temporales entre costes e ingresos en 2018 y 2019.

Los peajes eléctricos llevan congelados desde hace varios años. Tras la reforma energética de José Manuel Soria, se logró mantenerlos al trasvasar algunos de sus costes al término de energía de la factura.

 

Normas