Tecnología

La española BQ vende el 51% al fabricante vietnamita Vingroup

El empresa lleva a cabo la operación tras sufrir la dura competencia de Huawei y Xiaomi

BQ tenía difícil mantener su independencia tras recortar un 20% sus ingresos en dos años

Alberto Mendez, uno de los fundadores y consejero delegado de BQ.
Alberto Mendez, uno de los fundadores y consejero delegado de BQ.

BQ, el fabricante español de smartphones, ha pasado de tocar la cima en 2013, cuando la compañía era el segundo mayor vendedor de móviles inteligentes en España y hablaba de tú a tú a gigantes como Apple, Samsung o Sony, a vender el 51% de su capital al grupo vietnamita Vingroup. La irrupción de las marcas chinas como Huawei y más recientemente Xiaomi complicó enormemente su negocio y le ha impedido mantenerse independiente. La operación fue desvelada hoy por el holding vietnamita en un comunicado en el que informaba que el próximo 14 de diciembre lanzará su propia marca de móviles inteligentes, diseñados y desarrollados por BQ.

La noticia llega una semana después de que la propia BQ comunicara un acuerdo estratégico con Vingroup por el que licenciaba dos de sus smartphones a VinSmart, propiedad del holding Vingroup, para su venta y distribución en Vietnam bajo la marca VSmart, en la que la firma asiática ha invertido 131 millones de dólares. Además, creaban juntas una fábrica de móviles en Haiphong, al norte de ese país, con una inversión de 30 millones de euros y capacidad para producir más de cinco millones de terminales al año.

La empresa vietnamita aseguró que con la compra del 51% de BQ, “VinSmart podrá maximizar la capacidad del equipo sénior español en I+D de productos, así como en la aplicación de tecnologías de vanguardia”. Vingroup también detalló que cuentan con un amplio equipo de científicos y expertos en I+D y en diseño. “Con la inversión en la fábrica de smartphones, nos esforzamos por poseer toda la cadena de valor del producto, desde la investigación y el diseño hasta la producción, optimización de costes y entrega al mercado”, dijeron.

Ni BQ ni la empresa vietnamita han dado detalles financieros sobre la operación, y el hermetismo de la compañía española ha sido máximo. “Por ahora, no vamos a dar más información que la que ofrecimos la semana pasada”, aseguró un directivo a CincoDías. La noticia no extrañó en el mercado, donde se conocía que BQ atravesaba dificultades económicas desde 2016, cuando se vio obligada a efectuar decenas de despidos. La firma cerró 2017 con unos ingresos de 191,4 millones de euros, un 22% menos que en 2015. El pasado año obtuvo un beneficio de 1,98 millones de euros.

“Era imposible que BQ se mantuviese arriba, pues hace falta mucha caja para mantener el fuerte gasto en innovación y marketing que requiere este sector, donde además los grandes se pueden permitir fallar con algún producto, pero una empresa pequeña como BQ no”, señala el analista español Jaime García Cantero, que cree que Huawei con su marca Honor asestó un golpe mortal a la compañía, y Xiaomi “la reventó con sus Android puros”.

Vingroup, que asegura contar con más de 100 ingenieros españoles tanto en Madrid como en Vietnam para el desarrollo de dispositivos, anunció ayer que va a lanzar cuatro smartphones al mercado. Los terminales serán vendidos tanto dentro como fuera del país asiático. Además de móviles, en la planta también prevén producir smart TV y otros equipos con la colaboración de otras empresas.

El grupo Vingroup, en manos del empresario Pham Nhat Vuong, la mayor fortuna del país, ha cimentado su meteórico ascenso en el negocio de la construcción y hoy está valorado en unos 13.500 millones de dólares. Su desembarco en la telefonía móvil no es la única nueva apuesta del holding, que en los últimos meses ha anunciado que va a fabricar el primer coche de marca vietnamita y va producir motocicletas eléctricas de última tecnología. La compañía también está presente en el negocio turístico.

Aunque Vietnam ya tiene varias marcas de móviles locales, como Bkrav y Asanzo, Efe indicó que es la primera vez que un gran grupo empresarial del país entra en el sector. Vingroup tendrá que competir sobre todo con Samsung, firma líder en Vietnam, donde produce cerca de la mitad de los teléfonos y tabletas que vende en todo el mundo y da empleo a más de 160.000 personas.

¿Seguirá la marca española?

Incógnitas. La compra del 51% de BQ deja en el aire algunas preguntas que ninguna de las dos compañías aclaró ayer. Una de ellas es si la marca BQ se mantendrá o desaparecerá del mercado español. También queda en el aire qué pasará con otras líneas de actividad de la firma española, como la fabricación de tabletas, impresoras 3D o sus kits de robótica.

Ingeniería europea. Desde Mundo Reader SL, empresa matriz de BQ, se limitaron a decir la semana pasada, tras sellar el acuerdo con el holding vietnamita, que la razón que les ha llevado a sellar la alianza es “consolidarse como una de las principales empresas de ingeniería de Europa y reforzar su posición como proveedor de sistemas, soluciones y productos end to end para terceros”. BQ es fruto de la fusión de la spin-off de la Universidad Politécnica StartTic Innovación, dedicada a fabricar memorias USB, y de la editorial digital Luarna.

Normas