Cambio de Gobierno

Aires de cambio en casi 300 entes públicos andaluces que reciben 3.000 millones

Andalucía registrará el primer relevo de gestores en más de tres décadas

La televisión y radio públicas cuentan con 140 millones

Políticas de gasto en Andalucía pulsa en la foto

El resultado de las elecciones autonómicas en Andalucía de este domingo promete dar un vuelco a la gestión de los recursos públicos de esta comunidad tras 36 años ininterrumpidos de gobierno socialista. El cambio de signo en el ejecutivo andaluz, ya sea liderado por el PP o por Ciudadanos, las dos fuerzas que se han postulado hasta el momento para formar Gobierno, va a tener un efecto inevitable sobre los casi 300 entes públicos vinculados a la Junta de Andalucía, donde será previsible el relevo de sus altos cargos.

Las agencias y sociedades encargadas de la gestión de la sanidad, el transporte o la vivienda en Andalucía van a ser las que más acusen el cambio de Gobierno. Y tras más de tres décadas sin alternancia política–y con altos funcionarios que han desempeñado casi toda su vida laboral con un gobierno socialista– los partidos hasta ahora en la oposición que ahora aspiran al poder llegarán con previsible avidez reformadora. A 1 de julio de este año y con datos de la propia Junta, el Gobierno autonómico andaluz cuenta con 18 entidades públicas empresariales, entre las que se incluyen las agencias que gestionan la sanidad, los puertos, la obra pública o el patrimonio histórico, además de la Agencia Pública Empresarial de la Radio y Televisión Andaluza (Canal Sur).

La Junta de Andalucía también cuenta con 52 sociedades mercantiles en las que tiene una participación mayoritaria y cuyos estados financieros se incluyen en los presupuestos autonómicos, como son la Agencia Andaluza de Promoción Exterior, el Parque Científico y Tecnológico Cartuja o Red de Villas Turísticas de Andalucía.

3.000 millones de fondos autonómicos

El Gobierno andaluz destina al conjunto de entes autonómicos a su cargo recursos públicos –con cargo únicamente a su presupuesto y sin apoyo estatal o europeo– por un total de 3.057,5 millones de euros, de los que el 81,46% tiene carácter social y van dedicados a sanidad, educación, dependencia y servicios sociales.

Al margen de la sanidad o la educación –competencias transferidas por el Estado a las comunidades autónomas–, la comunicación ocupa una notable partida. Así, por ejemplo, la Agencia Pública Empresarial de la Radio y Televisión Andaluza recibe 140,3 millones de euros, una cuantía que supera a las partidas individuales destinadas a la Agencia Pública Empresarial Sanitaria Bajo Guadalquivir (52 millones); Alto Guadalquivir ( 122 millones) o Hospital de Poniente (136,7 millones). En cualquier caso, el gasto en sanidad es el más elevado de entre todas las partidas presupuestarias, con 9.809,93 millones de euros según las cuentas públicas de 2018, que incluyen un incremento del 5,4% respecto a 2017.

De hecho, quien ocupe a partir de ahora el Palacio de San Telmo va a gestionar el mayor presupuesto autonómico de España, en consonancia a la comunidad más poblada. Un total de 34,759 millones de euros según las cuentas públicas de 2018. Y también las nóminas del mayor cuerpo de funcionarios autonómicos a nivel estatal, más de 266.000 empleados incluyendo las universidades de la región.

Tras la sanidad, la segunda partida más voluminosa del presupuesto andaluz es la educación, con 7.527 millones de euros –y a la que el presupuesto asigna un 3,8% más de recursos–. Sanidad y educación serán por tanto grandes desafíos de gestión para el nuevo ejecutivo andaluz, en un momento en que está en revisión además el modelo de financiación autonómica. Al pago de la deuda pública Andalucía prevé destinar este año 4.556,2 millones de euros, el 9,5% más que en 2017. Andalucía acudió al mercado de capitales por primera vez desde 2011 en octubre, con una emisión de 600 millones cuya cotización ayer no se vio influida por el resultado electoral.
La cooperación y financiación de los ayuntamientos se lleva también una importante partida presupuestaria de Andalucía, de 3.217,1 millones de euros.

El nuevo ejecutivo se va a encontrar también con una voluminosa factura de gastos de personal, de 10.709,76 miillones de euros, según datos del Ministerio de Hacienda.

El 18% de todos los funcionarios autonómicos del país

En España hay 1,47 millones de empleados públicos que trabajan para las administraciones autonómicas y para las universidades, también de gestión regional. De toda esta cantidad, el 18% (unos 266.100 empleados públicos) dependen de la Junta de Andalucía, según los últimos datos oficiales de principios de año del Boletín Estadístico de Personal del Ministerio de Hacienda.
Se trata del mayor volumen de plantilla autonómica a nivel estatal, seguido por los empleados públicos al servicio de la Generalitat de Cataluña y sus universidades (200.713 trabajadores) y de los de la Comunidad de Madrid (184.040 empleados).
De todos los trabajadores públicos de Andalucía el 64% son mujeres, lo que supone casi diez puntos más que el peso de la ocupación femenina en el total del empleo público de toda España, que asciende al 55,7%.
Mientras que, si se tiene en cuenta todo el empleo público, Andalucía está entre las comunidades donde los trabajadores al servicio de las administraciones y empresas públicas tienen un mayor peso, alrededor del 15%. Si bien es superada por Extremadura, con un 23% de sus trabajadores empleados en el sector público e igualada por Aragón y Castilla-La Mancha, donde este colectivo también representa el 15% de toda su ocupación.

El empleo público es clave en una comunidad con elevado desempleo como la andaluza. Es la región más poblada aunque la autonomía con más población ocupada sea Cataluña. Así, con casi un millón menos de habitantes –7,5 millones catalanes frente a 8,4 millones de andaluces–, en Cataluña hay 400.000 ocupados más que en Andalucía, según el INE.

Normas