SoftBank da a los inversores un número único al que llamar

La OPV de su telefonía móvil no tiene un rango de precios, como es habitual, sino que ha fijado unos firmes 1.500 yenes (11,6 euros) por acción

Mayashoshi Son, presidente y CEO de SoftBank.
Mayashoshi Son, presidente y CEO de SoftBank.

Solo hay un número al que llamar para la oferta pública de venta del negocio de telefonía móvil japonés de SoftBank: 1500. En lugar de proporcionar un rango para ayudar a determinar el precio de sus acciones, como es habitual, la cifra se ha fijado en unos firmes 1.500 yenes (11,6 euros). Esto sugiere que la demanda desenfrenada de los compradores minoristas inspiró al fundador y propietario de SoftBank, Masayo­shi Son, a eludir la típica estructura de venta. Todo esto asegura una valoración excesivamente generosa de 63.000 millones de dólares (55.000 millones de euros).

SoftBank quiere recaudar hasta 23.000 millones de dólares (20.000 millones de euros) con la oferta pública de venta. Sería la mayor desde la del gigante del ecommerce Alibaba, en 2014, por 22.000 millones de euros.

La operación de SoftBank parece muy probable ahora gracias al apoyo de la señora Watanabe (en Japón se denomina así a los inversores minoristas). Estos están siendo cortejados agresivamente por legiones de brókeres de un grupo de bancos japoneses liderados por Nomura (Mizuho Securities y SMBC Nikko) y en el que también están Deutsche Bank, Goldman Sachs y JP Morgan. Incluso han llegado a emitir una campaña publicitaria en televisión para la operación. Las expresiones de interés de los inversores minoristas superaron el 90% de las acciones ofrecidas por el precio propuesto, según informó la publicación DealWatch, de Refinitiv.

La demanda para una oferta tan grande de acciones ha dado un vuelco a todo el proceso. Los emisores y sus asesores generalmente compran las acciones con un límite superior e inferior antes de fijar el precio. Esto da a los inversores la oportunidad de evaluar una empresa y sopesar cuánto están dispuestos a pagar.

El enfoque estilo tómalo o déjalo de Son es poco común en los mercados de capital de renta variable. Incluso la venta por 12.000 millones de dólares (10.500 millones de euros)de la empresa de correos Japan Post en 2015, la última en incluir un gran componente de venta al por menor, comenzó con un rango de precios.

Para SoftBank, esto garantiza en gran medida el contundente acuerdo que está buscando. Con un valor de 1.500 yenes por acción, el negocio de telefonía móvil del grupo estará valorado en unas nueve veces el enitda generado en el ejercicio finalizado en marzo. En comparación, sus grandes rivales NTT Docomo y KDDI cotizan a 6,6 y 5,5 veces, respectivamente.

Los superiores dividendos y la rentabilidad significan que SoftBank merece algún tipo de prima. Sin embargo, el estatus de culto del presidente y consejero delegado, Masayoshi Son, y el reconocimiento de la marca de su compañía han ayudado a que el precio fijado sea demasiado grande.

Con el tiempo, estos pequeños inversores japoneses, a los que se les ha negado la oportunidad de regatear sobre el precio, pueden encontrarse con que marcaron el número equivocado.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas