Santander y sindicatos pactan un proceso de ajuste laboral pacífico

La reestructuración se llevará a cabo tras la celebración de las elecciones sindicales del 13 de febrero

Las salidas que tenga previstas realizar el banco se llevará a cabo por prejubilaciones o bajas incentivas

Una mujer camina delante de una oficina de Banco Santander y Banco Popular
Una mujer camina delante de una oficina de Banco Santander y Banco Popular REUTERS

Un paso más hacia la integración definitiva de la red de Banco Santander y de Banco Popular. Ayer el gigante bancario y los sindicatos firmaron un protocolo de empleo, denominado Protocolo de Fusión, por el que la entidad financiera renuncia a tomar medidas traumáticas en futuros procesos de reorganización del banco en España por la absorción de Popular.

El documento complementa el acuerdo de homologación que firmaron los represetnates laborales en junio en el que se unificaba las condiciones laborales de la plantilla resultante de la integración de las dos redes. El actual documento “fija el principio de negociación y el diálogo en las materias relacionadas con el empleo que puedan generarse en el proceso de integración que continuará durante 2019, limitando a la empresa el recurso a medidas de carácter unilateral y concretando lo recogido en el vigente convenio colectivo de banca”, señala una circular de CC OO.

De esta forma, los sindicatos se garantizan que las salidas que se produzcan una vez que se unan las dos redes bancarias y desaparezca definitivamente la marca Popular y Pastor (la fusión jurídica ya se ha llevado a cabo) serán a través de bajas voluntarias y de prejubilaciones “desde un escenario de igualdad y de no discriminación” de las carreras profesionales de las personas sin tener en cuenta el banco de procedencia, explican fuentes sindicales.

Asimismo, el banco se compromete a no recurrir a los artículos de movilidad geográfica, modificaciones sustanciales de condiciones de trabajo y despido colectivo del Estatuto de los Trabajadores sin previo proceso de diálogo y participación sindical en búsqueda de soluciones consensuadas para adoptar “medidas no traumáticas”.

Las negociaciones para la salida de trabajadores de Santander y Popular tras su fusión se iniciarán a partir del 13 de febrero, tras celebrarse las elecciones sindicales. Inicialmente, los sindicatos esperaban unas 3.000 salidas del banco, aunque ahora esta cifra podría ser mayor dada la mayor digitalización de la banca, explican las mismas fuentes. 

Normas