La rentabilidad, el norte más adecuado para elegir un fondo de pensiones

También es importante cuidar de que las comisiones estén alineadas con ella, incluso que estén condicionadas por ella

La industria financiera ha comenzado ya hace semanas su campaña anual para capturar recursos de la clientela con su escaparate de productos para mejorar la pensión de jubilación. Es una campaña en la que la bonificación por la apertura de un nuevo fondo o el traspaso desde otra entidad financiera es la estrella del marketing. Pero los clientes deben obviar las propuestas que primen el corto plazo y analizar bien las características del producto que les ofrecen, y someterlo a una especie de auditoría para determinar cuál es el que mejor se adapta a las condiciones de cada cual por edad, situación laboral y nivel de renta, y si dispone, a la vez, de niveles aceptables de comisiones y de una rentabilidad no menos aceptable y contrastable en el tiempo.

Para las personas de menos de 45 años la mejor opción es siempre una apuesta por la renta variable, dado que es el activo que mejor comportamiento ofrece en plazos muy largos, lo que proporciona una carrera de aportaciones dilatada y cómoda y un periodo de generación de rentabilidad más consistente. Para los mayores de tal edad sigue siendo válida la apuesta de la renta variable, pues hay que tener en cuenta que un fondo de pensiones puede rescatarse de forma periódica (renta) y hay que considerar la elevada esperanza de vida de los españoles tras la jubilación. Pero no obstante, y a falta de que la Seguridad Social ponga a disposición de los cotizantes el cálculo de la pensión pública que le correspondería pese a tener un compromiso legal de hacerlo desde 2011, quienes estén cerca del retiro deben optar por productos por lo general más conservadores, aunque sea también más conservadora la rentabilidad generada.

A fin de cuentas, y sin perder de vista los beneficios fiscales en la capitalización y los castigos en el rescate, la rentabilidad debe ser el norte que busque el cliente, y cuidar de que las comisiones estén alineadas con ella, incluso que estén condicionadas por ella.

 

Normas