Europa da el primer paso para reducir las comisiones de los pagos transfronterizos

La Comisión de Economía del Parlamento Europeo aprueba la reforma y ahora pasará al Pleno

Los bancos deberán ajustarse a las tasas que cobran en las transacciones internas de cada país

comisiones pagos transfronterizos
Pleno del Parlamento Europeo en la ciudad francesa de Estrasburgo.

Mientras en España la banca gana, en Europa pierde. La Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios (CAEM) del Parlamento Europeo ha aprobado reducir las comisiones en las operaciones transfronterizas en la UE.

La nueva normativa pasará ahora al pleno del Parlamento y, en caso de que también dé el visto bueno, volverá a la Comisión Europea (CE), institución que propuso esta modificación, para que realice las modificaciones finales y la implemente. 

Esta reforma, que ha tenido 37 votos a favor, 3 en contra y 3 abstenciones en la CAEM, se focaliza en las transacciones entre países que tienen al euro como moneda y los que, si bien están dentro de la UE, poseen otra divisa, como es el caso de Reino Unido, Suecia, Dinamarca, Croacia y Polonia, entre otros.

La CAEM acordó con la propuesta de la CE de alinear los cargos por pagos transfronterizos con los cargos por pagos internos realizados en cada país. “Ya hay una regulación vigente para los países de la zona euro y el objetivo es armonizar estos pagos, que no son en euros, con la regulación vigente”, explica el eurodiputado del PSOE Jonás Fernández, que votó a favor en la CAEM.

El ahorro que estima la CE es de 900 millones de euros anuales: las transferencias, que actualmente tienen una comisión de 8 euros, pasarán a ser de 1 euro; el pago con tarjeta, que tiene una tasa de 1 euro, será eliminado; y la retirada de efectivo bajará de los 2,30 euros a los 0,63.

Transparencia

“Los consumidores de la UE adolecen de falta de transparencia cuando efectúan pagos que conllevan la conversión de moneda”, establece la CE, y agrega que “los consumidores suelen elegir involuntariamente la opción de conversión de moneda más cara”. 

Bruselas propone, con esta iniciativa, que los proveedores de servicios de pago informen a los usuarios, antes de realizar la transacción, del coste total de los servicios de conversión de divisas para que puedan compararlas con opciones alternativas.

El Parlamento votará el proyecto en un plazo no mayor a los dos meses. Debido a que los dos grandes grupos (el grupo popular -centro derecha- y el grupo socialista -centro izquierda-), que detentan la mayoría absoluta en la Cámara, ya manifestaron su apoyo, se prevé que sea aprobado y, finalmente, entre en vigor en 2019.

Normas