Apple vuelve a caer en Bolsa tras detener la producción adicional de uno de sus últimos iPhones

La compañía de la manzana esperaba una demanda superior para estas navidades

Pierde los 200 dólares por acción, nivel que ostentaba desde agosto

Apple iphone xr
iPhone XR. Getty Images

La mirada del mercado sigue puesta esta semana en Apple. Tras haber perdido el billón de dólares de capitalización por las malas previsiones para el próximo trimestre, la compañía de la manzana vuelve a caer en Bolsa al anunciar que ha detenido las líneas de producción adicionales de uno de sus últimos modelos de iPhone, el XR. 

La tecnológica confiaba en que este modelo, más barato que el Xs y el Xs Max, fuera un éxito de ventas en la próxima campaña de Navidad. Sin embargo, la demanda no está siendo la esperada por lo que Apple ha pedido a Foxconn, Pegatron y Wistron, ensambladoras de sus teléfonos, que cancelen los planes iniciales de ampliar las líneas de producción de este modelo. Foxconn pensaba dedicar 60 líneas para el XR, pero actualmente solo utiliza 45, es decir, produce 100.000 unidades menos al día de lo previsto.

La noticia ha provocado la reacción inmediata de los mercados y las acciones de la compañía de Tim Cook se desploman más de un 4%, perdiendo los 200 dólares, nivel que ostentaban desde agosto. 

Desde que difundió la semana pasada sus cuentas del último ejercicio fiscal -en las prevé que durante la campaña navideña alcanzará una facturación de entre 89.000 y 93.000 millones de dólares, una cifra inferior a los cálculos de los analistas -, la cotizada de mayor tamaño en el mercado ha visto cómo algunas firmas de inversión rebajaban las expectativas que tenían sobre la firma. Merrill Lynch lo hizo el viernes, argumentando que la reciente decisión de Apple de omitir la facturación unitaria de teléfonos, tabletas y ordenadores no será bien recibida por los inversores, y calificando además de débiles las ventas del iPhone previstas para el siguiente trimestre. Este lunes ha sido el turno de Rosenblatt Securities, que se ha sumado a la rebaja de las expectativas sobre la producción y las ventas del teléfono inteligente.

Normas