Remesas

Ria Money Transfer quiere seguir creciendo de la mano de los supermercados

Quiere ampliar el acuerdo firmado con Día para envíos de dinero

En la actualidad cuenta con 15 tiendas y 3.500 puntos de venta

José Cabral, director general de Ria Money Transfer en Europa
José Cabral, director general de Ria Money Transfer en Europa

La firma de remesas estadounidense Ria Money Transfer quiere seguir creciendo en España, donde en la actualidad cuenta con 15 tiendas y 3.500 puntos de venta, ubicados tradicionalmente en locutorios o tiendas de comida étnica. Además de esa red cuenta desde octubre de 2017 con otros 2.500 puntos en los que sus clientes pueden hacer envíos de dinero, prepagos o recargas, a través del acuerdo que firmaron con la cadena de supermercados Día. En una entrevista con Cinco Días, José Cabral, director general para Europa de la compañía, asegura que están cerrando las negociaciones con otras cadenas de supermercados y agencias de viajes para firmar acuerdos similares. “El plan que tenemos en España es llegar a pactos con otras cadenas como Día para seguir creciendo. No estamos en disposición de hacerlo punto a punto con una red propia, sino a través de grandes redes como pueden ser supermercados o agencias de viajes”, recalca.

Ese plan de crecimiento va en paralelo a otra de las prioridades de la compañía: impulsar la digitalización de los procesos. De esta manera, los clientes que se han descargado la aplicación MyRia en el último año en sus dispositivos móviles podían hacer operaciones de forma inmediata en los 2.500 establecimientos de la marca Día. “Los clientes solo tienen que poner el importe que quieren mandar, se genera un código de barras en el teléfono que posteriormente es leído en la terminal de cobro en la caja registradora. A continuación, el empleado de Día recoge el dinero del cliente y ordena la remesa”, apunta Cabral, que asegura que el dinero está disponible en destino en un tiempo récord de 10 minutos.

Esa apuesta por lo digital, que representa en la actualidad el 10% de su negocio, va a ser paulatina. “Mientras que algunos de nuestros competidores han cambiado de estrategia y lo han apostado todo al digital, nosotros no. Seguimos cuidando al 90% del mercado, pero tenemos un equipo dedicado al restante 10%. Lo que hacemos es acompañarles en esa transición. Otro factor decisivo es que tenemos una llegada constante de nuevos inmigrantes y estos nunca van a ir directamente al formato digital. Primero tienen que entender cómo funciona, sentirse seguros y quizá entonces después opten por hacerlo online”, recalca.

Cabral remarca que hace cuatro años el porcentaje del digital era del 4% y que este solo ha crecido seis puntos hasta el 10%. “Nuestros clientes envían el dinero por necesidad. En 2017, la ONU cifró en 258 millones de personas el número de migrantes en el mundo, de los que 250 millones lo hacen para encontrar un trabajo y mandarlo a casa. Envían porque la familia necesita comer, ir al hospital o a la escuela y tienen que asegurarse que llegará rápido y con el menor coste posible. Del ordenador no se fían. Si ese dinero no llega por la razón que sea, necesitan contactar con alguien”, asegura.

Normas
Entra en El País para participar