KKR paga caro por entrar en los videojuegos

Invierte 1.250 millones en Epic, la dueña del juego de moda, ‘Fortnite’, pero es difícil que

este siga creciendo

Estand de Fornite en una feria de Los Ángeles, EE UU.
Estand de Fornite en una feria de Los Ángeles, EE UU. REUTERS

Henry Kravis está realizando su particular rutina de baile, o como dicen en el videojuego Fortnite, de emote. Su firma de capital privado, KKR, ha participado en una inversión de 1.250 millones de dólares en Epic Games, la compañía del videojuego de moda. Esta inversión ha hecho que la compañía sea valorada en 15.000 millones, según el Wall Street Journal. Epic ha demostrado que los juegos gratis pueden ser muy lucrativos, pero el precio parece exagerado.

Fortnite ha invadido tanto los dispositivos de los niños y adolescentes como los salones de sus padres. Es uno de los primeros videojuegos multijugador online gratuítos. El objetivo, al igual que en Los juegos del hambre, es ser uno de los 100 avatares que quedan en pie. Los usuarios pueden jugar individualmente o juntos. El juego lleva un año en el mercado, y según la compañía, en agosto lo jugaron casi 80 millones de usuarios.

Epic, asociada con el gigante Tencent, gana dinero cuando vende actualizaciones, como atuendos (skins) y bailes (emotes) para avatares. A diferencia de muchos otros juegos, estas compras no ayudan a ganar. Es lo mismo que unas zapatillas nuevas en la vida real: los skins y demás solo sirven para presumir.

Resulta que a los chavales les gusta pavonearse delante de sus amigos de manera virtual. En su octavo mes de ingresos, el pasado mayo, Fortnite recaudó más de 300 millones, según SuperData: el mayor registro conseguido por un juego gratuito. La compañía de servicios financieros Jefferies conjetura que los ingresos de Epic podrían ser de unos 2.000 millones este año.
Asumiendo esos ingresos, la operación de KKR coloca la ratio valor/ventas de Epic casi un 15% más alta que la de Activision Blizzard, dueña de Call of Duty, Candy Crush y World of Warcraft. Aunque Epic tiene otros juegos, su éxito viene sobre todo de Fortnite.

Si este sigue creciendo, podría justificar esa valoración. Pero no es fácil. Activision Blizzard compró en 2016 King Digital, el fabricante de Candy Crush, por menos del valor de la OPV de King en 2014. La creadora de Angry Birds, Rovio, cotiza a menos de la mitad de cuando salió a Bolsa, hace un año. Los niños ya están en busca del próximo videojuego masivo. Es un concurso de bailes fácil de perder.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Belén Juárez, es responsabilidad de CincoDías.

Normas