Una acción decidida y eficaz para evitar burbujas por las criptodivisas

Las emisiones iniciales de criptodivisas, conocidas como initial coin offering o ICO, llevan captados en lo que va de año 14.000 millones de dólares (12.200 millones de euros), un 160% más que todo el ejercicio pasado. La cifra y su evolución dan una idea clara de que, aunque la fiebre inicial por los bitcóin y sus pares se haya aplacado tras los máximos históricos de finales del año pasado (casi 19.000 dólares por unidad frente a los actuales 6.000 dólares), la calentura continúa y siguen lanzándose al mercado iniciativas que sugieren un milagro de los panes y los peces para captar recursos del gran público.

Los supervisores ya han encendido las alarmas. El Banco de España y la CNMV unieron su capacidad y el pasado febrero y advirtieron de que, hasta entonces, ninguna emisión de criptodivisas había sido registrada, autorizada o verificada. Tampoco a fecha de hoy, aunque sí hay cuatro posibles ICO en proceso, pero aún sin visto bueno de la CNMV.

La opacidad que rodea a las criptomonedas y su operativa es un serio peligro que se multiplica si llegan a la cartera de los pequeños inversores, demasiadas veces atraídos al calor del oro fácil, como demuestra la historia reciente. Por esa razón es plenamente apoyable la ofensiva adoptada por el organismo que preside Sebastián Albella para evitar que el fenómeno devenga en un serio problema. Con acierto, la CNMV está decidida a utilizar todos los poderes que le otorga la ley y ya ha enviado decenas de requerimientos en los que demanda información exhaustiva a firmas que quieren colocar este tipo de instrumento financiero.

Sean tratadas como ofertas públicas de suscripción o vayan dirigidas a inversores cualificados, si incluyen promoción publicitaria estas emisiones deben someterse a un marco debidamente regulado. La CNMV lo hará bien si evita la formación de una burbuja, pero lo hará mejor si lo hace con flexibilidad suficiente como para no estrangular las posibilidades que ofrecen estos nuevos productos, siempre que en ellos primen la seriedad y la transparencia.

Editorial 'Cinco Dias' (29 de octubre de 2018) 

Normas