¿Cómo afectará a los trabajadores y autónomos la subida de las cotizaciones?

El alza de las bases máximas costará hasta 1.300 euros a la empresa y 257 al empleado

El presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), José Luis Escrivá
El presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), José Luis Escrivá EFE

El presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), José Luis Escrivá, desveló este jueves en su comparecía ante la Comisión de Presupuestos del Congreso de los Diputados que el Gobierno de Pedro Sánchez prevé elevar las bases máximas de cotización a la Seguridad Social entre un 10% y un 12% el próximo año para lograr un incremento adicional de ingresos de entre 1.000 y 1.100 millones de euros. Esa subida supondrá un mayor coste para la empresa y un menor sueldo neto para los trabajadores de rentas altas. El coste extra puede llegar a acercarse a 1.300 euros anuales para la empresa para los trabajadores de mayor sueldo y para estos, un aumento de las cotizaciones de más de 250 euros.

Las bases de cotización establecen los tramos de salario por los que se debe cotizar a la Seguridad Social. Actualmente, la base máxima del Régimen General se sitúa en 3.803,70 euros al mes, unos 45.644 euros anuales. El sueldo que supere esa cuantía no cotiza. La cifra había sido congelada este año para frenar el alza del gasto en pensiones, pues a mayor cotización más alta es la prestación que se recibe.

Subir la base máxima un 10%, hasta los 50.209 euros, supondría que los empresarios, que deben abonar a la Seguridad Social un 23,6% de la cuantía como cotizaciones, pasarían a pagar 11.849 euros al año por cada empleado que cobre dicho sueldo. Es decir, 1.077 euros más al año que ahora. El propio trabajador, que debe abonar otro 4,7% en cotizaciones, pagaría 2.360 euros, 215 euros más. Si el incremento fuera del 12%, hasta los 51.121 euros, el empleador pagaría 1.293 euros más que en la actualidad y el empleado 257 euros extra, al año.

La subida del 10% al 12% de las bases máximas es la mayor de la historia reciente. El Gobierno de Mariano Rajoy ya recurrió a esta vía para aumentar la recaudación, pero las mayores subidas fueron el 5% de 2013 y 2014.

Rentas bajas y autónomos

Ese destope de las cotizaciones no afecta a los trabajadores cuyas bases de cotización estén por debajo de 45.644 euros anuales, pues ya estarían cotizando por todo su sueldo. En todo caso, el Gobierno no ha detallado aún en qué consistirá su medida y si hay otras subidas sin anunciar.

Lo que sí subirán son las cotizaciones mínimas de los cerca de 1,5 millones de asalariados que cobran menos que el que será el nuevo salario mínimo, que pasará de 735,9 a 900 euros al mes en 14 pagas, o lo que es lo mismo 12.600 euros anuales o 1.050 euros en 12 pagas. Al subir este un 22,3%, las cotizaciones también subirán.

Asimismo, el Ministerio de Trabajo ha propuesto a las asociaciones de trabajadores autónomos tres tipos de subidas de su base mínima de cotización para 2019. Si bien todas ellas llevan aparejadas distintos aumentos de los tipos de cotización para mejorar las prestaciones del colectivo. Así, cuanto menos se incremente la base mínima más aumentará el tipo de cotización, o lo que es lo mismo, más aumentará la parte de esa base que los autónomos tienen que pagar a la Seguridad Social.

La primera propuesta sería subir la base mínima solo un 1,25% y el tipo de cotización pasaría a ser del 33,7%, entre tres o casi cuatro puntos más que los tipos de cotización actuales (fijados en el 29,9% si el trabajador cotiza por contingencias comunes o en el 30,8% si también cotiza por contingencias profesionales y cese de actividad). En la práctica esto supondría que la base mínima se elevaría en 2019 a 944,35 euros, pero la cuota que pagan los autónomos mensualmente pasaría de los actuales 279 (cuota básica) o 287 (cuota con accidentes de trabajo y prestación por cese de actividad) a 318,24 euros. O lo que es lo mismo, la cuota mensual subiría entre 31 y 39 euros.

En la segunda propuesta, la base mínima se incrementaría un 6,25% hasta los 991 euros y el tipo de cotización se situaría en el 31,80%. De esta forma, la cuota mensual del autónomo sería de unos 315 euros, 36 euros mensuales más. Mientras que en el tercero de los casos propuestos por Trabajo, la base mínima del autónomo aumentaría un 12,25% con lo que casi se equipararía a la base mínima del Régimen General de asalariados (1.050 euros) y los tipos de cotización se elevarían al 31,20% y la cuota mensual del autónomos crecería hasta el entorno de los 47 euros mensuales, más de 550 euros anuales más.

Fuentes del colectivo de autónomos no están de acuerdo con la relación propuesta por el Gobierno, pero consideran que la negociación con el Ejecutivo acaba de comenzar. Airef detalló el jueves que el Ejecutivo le ha comunicado una subida de la base mínima de 2,3 millones de autónomos del 13%, hasta los 1.050 euros, para ingresar 994 millones.

Normas