XVII Congreso de Directivos CEDE

Nadia Calviño: “Los presupuestos responden a las exigencias de los empresarios”

Isidro Fainé apoya la agenda económica del Gobierno

El presiente de la Fundación La Caixa asegura que es necesario un cambio para frenar la ralentización

KPMG y la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (CEDE) celebran en Palma de Mallorca la XVII edición del Congreso de Directivos.
KPMG y la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (CEDE) celebran en Palma de Mallorca la XVII edición del Congreso de Directivos. EFE
Palma de Mallorca

A la ministra de Economía y Empleo, Nadia Calviño, no le ha extrañado el apoyo recibido por el presidente de la Fundación La Caixa, Isidro Fainé, que durante la inauguración del XVII del congreso que organiza la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (CEDE), manifestó su apoyo a los Presupuestos del Gobierno, presentados por el gobierno de Pedro Sánchez en Bruselas. Lo hizo ante los 1.500 directivos y empresarios que asisten en Palma a esta convención anual, siendo el primer empresario en respaldar en público la política económica del gobierno socialista. “Es un plan que debemos de recibir con interés y con optimismo", señaló Fainé, ante la sorpresa de muchos de los asistentes.

En cambio, estas palabras no le extrañaron a Calviño, ya que, según reconoció posteriormente a su intervención en la inauguración de la jornada, es positivo que la clase empresarial la apoye, y se trata de una agenda que “responde a las exigencias de los empresarios”..

Fainé se erigió ayer en el portavoz al afirmar que se tata de un plan de reformas para combatir los síntomas de ralentización" de la economía, con "medidas concretas para sectores productivos", y con capacidad para "ahuyentar el posible miedo de la Unión Europea a que España se contagie de la crisis de otros países de la región". Es más, considera "conveniente un cambio en la política económica", tanto en "lo micro, como en lo macro”.

Fainé manifestó que el plan remitido a Bruselas ofrece una serie de medidas concretas para la reindustrialización a través de incentivos, para que las pymes ganen tamaño, para afrontar el cambio climático o la reforma universitaria.

También hizo hincapié en la mejora de la calidad educativa, del funcionamiento del mercado laboral, de la regulación de la competencia y de un diseño del sistema tributario, que calificó de acertado. como elementos clave sobre los que se apuntala la economía española. E insistió en que las medidas adoptadas por el gobierno corresponden a una “necesidad efectiva para que se estimule el crecimiento”.

Por su parte, Nadia Calviño agradeció el respaldo del presidente de CEDE, y señaló en un encuentro con periodistas que los Presupuestos obedecen a la disciplina fiscal marcada y “responden a las exigencias de los empresarios”. Durante su intervención en el citado foro, reclamó un mayor compromiso empresarial, ya que es necesario “cambiar el paso”, a pesar de que, aseguró, “España crece de manera robusta”. La titular de Economía esbozó las tres líneas principales de su ministerio, como son la consolidación fiscal, la cohesión social y las reformas estructurales.

La disciplina presupuestaria se centra en adoptar medidas que atañen al sector público, como la reducción del déficit público, que este año será del 2,7%, y que en los presupuestos generales está por debajo del 3%, y el ajuste estructural mediante la moderación del gasto y el refuerzo de los ingresos tributarios. También destacó que los Presupuestos incluyen un ajuste estructural con el fin de permitir que se logre un superávit primario del 0’6%, con lo que la “deuda pública se verá reducida”. Se trata, agregó Calviño, de un ajuste fiscal responsable y ambicioso, que permitirá resolver el ajuste de déficit público.

También se refirió a otros temas, como la necesidad de incrementar el salario mínimo interprofesional, reducir la brecha de género, la desigualdad social, una de las lacras que ha dejado la crisis económica. “Debemos superar el deterioro de nuestra cohesión social”, señaló, a la vez que iniciado en la necesidad de mejorar "el capital humano, el natural y tecnologico para asentar el crecimiento a largo plazo".

En su opinión, es necesario mejorar el sistema educativo y de formación continua, para lo que es prioritario tener un mercado laboral estable. Su último llamamiento lo hizo a los lideres para que mantengan una actitud abierta e inspiren a sus equipos.

Porque, según Fainé, “si un directivo no es emprendedor, no es un directivo”.

 

 

Normas
Entra en El País para participar