Ryanair alcanza un pacto con sus pilotos que adapta los contratos a la legislación española

La aerolínea y el Sepla acuerdan un anexo en los contratos irlandeses

El proceso culminará el 31 de enero y se abre la negociación del primer convenio

Eddy Wilson, director de recursos humanos dd Ryanair
Eddy Wilson, director de recursos humanos dd Ryanair

Los pilotos de Ryanair con base en España, representados mayoritariamente por el Sepla, tienen ya un acuerdo en sus manos por el que sus contratos se regirán por la legislación laboral española y no la irlandesa como hasta ahora. El pacto se ha sellado esta mañana, en las oficinas del sindicato en Madrid, entre pilotos adscritos al Sepla y el jede de Recursos Humanos de la Aerolínea, Eddie Wilson.

La empresa se da ahora hasta el 31 de enero para incluir en los contratos irlandeses de sus 800 pilotos basados en España un anexo que hace referencia a la citada prevalencia de la regulación local.

Entre las ventajas para la plantilla figuran un salario mínimo; derecho a finiquito; plazo remunerado de cinco semanas por baja paternal, frente a los 15 días de permiso sin salario que venían obteniendo hasta ahora; el recogimiento del derecho a huelga, que era posible motivo de despido inmediato anteriormente, y periodos de prueba de seis meses feente a los 12 que impone Ryanair.

El proceso de negociación se ha llevado ocho meses y la interposición de una demanda ante la Audiencia Nacional, reclamando condiciones laborales españolas y el reconocimiento del Sepla como interlocutor. Esta última será retirada y se abre ahora un periodo de diálogo del que debe salir el primer convenio colectivo de los pilotos españoles de Ryanair.

En declaraciones a los medios Wilson ha señalado que "España es un mercado esencial para Ryanair y no nos podemos permitir mantener un conflicto con los trabajadores". A renglón seguido, el directivo ha recordado que la mayor low cost europea se abrió en diciembre a negociar con los sindicatos en sus distintos mercados europeos, habiendo logrado acuerdos en Italia, Reino Unido o Irlanda.

Ryanair encauza de este modo uno de sus dos grandes conflictos laborales en España, manteniéndose en tensión el pulso con los tripulantes de cabina (TCP). Los sindicatos USO, Sitcla acuden esta tarde con la empresa a una nueva mediación de la Dirección General de Trabajo. Wilson cree que el acuerdo es factible y los representantes de los trabajadores han dado tregua hasta antes de Navidades sin nuevas huelgas.

Una de las claves está en eliminar la contratación a través de agencias de colocación, ante lo que Wilson dice estar abierto a nuevos avances. Los pilotos arrancaron su negociación con solo un 20% de los contratos firmados de forma directa, y ahora esa porción sube por encima del 80%. En el caso de los TCP los contratos indirectos aún afectan al 60% de la plantilla española.

Normas