Nuevas amenazas contra el legado de Benetton

Si Atlantia mantiene sus concesiones de autopistas tendrá costes de inversión más altos e ingresos más bajos

Benetton
REUTERS

El fallecido Gilberto Benetton fundó, junto con sus tres hermanos, la marca de ropa por excelencia en la década de 1960 y lideró la expansión del negocio familiar desde las prendas baratas hasta las concesiones de autopistas y la restauración. El cambio les ayudó a defenderse de la amenaza de la globalización.

El grupo comenzó produciendo coloridas camisetas, pero el ascenso a la fama mundial de la marca United Colors of Benetton se produjo en los años ochenta y noventa con la ayuda de las controvertidas campañas de fotografía de Oliviero Toscani, como la de una monja besando a un cura. Pero a medida que la producción se trasladó a países más baratos como China, la fabricación de ropa de bajos márgenes en Italia se volvió prohibitiva.

Gilberto percibió el peligro en los noventa y lideró un cambio hacia nuevos sectores, un movimiento que destacó en un país dominado por pequeñas empresas familiares. Aprovechando una ola de privatizaciones, el grupo se expandió primero a restaurantes de carretera, parte del actual grupo Autogrill, y luego a concesiones de autopistas y aeropuertos a través de Atlantia. Estas lucrativas concesiones culminaron con la compra de Abertis. Edizione, el holding familiar, controla un negocio de 12.400 millones.

No todas las inversiones salieron bien. Una incursión en Telecom Italia junto con otros empresarios en la década de 2000 terminó con una pérdidas de más de 1.000 millones para los Benetton. La rama textil, que aún controlan, produce pérdidas. Pero ahora solo supone el 5% del valor de la cartera de Edizione. El cambio hacia las infraestructuras debería haber asegurado un legado duradero. Sin embargo, incluso activos predecibles como las concesiones pueden ser inciertos. La caída del puente de Génova en agosto, que causó 43 muertes, desencadenó una batalla con el Gobierno de Italia, que ha amenazado con revocar las concesiones de Atlantia.

A los 77 años, Gilberto Benetton aún era vicepresidente de Edizione. Si Atlantia logra mantener sus concesiones de autopistas, lo más probable es que afronte costes de inversión más altos e ingresos más bajos. Las infraestructuras, como muestra la tragedia de Génova, pueden ser tan volubles como la moda.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Belén Juárez, es responsabilidad de CincoDías.

Normas
Entra en El País para participar