Los conductores de VTC se movilizan contra la norma que amenaza al sector

Los trabajadores reivindican su derecho a trabajar y mantener los más de 15.000 puestos de trabajo que ha generado el sector

Los conductores de VTC se movilizan contra la norma que amenaza al sector. 

Quince videos breves con la experiencia y el testimonio de conductores de VTC piden a los partidos políticos españoles que no voten a favor de la convalidación del Real Decreto-Ley 13/2018, que pondría en peligro la subsistencia de sus empleos.

A través de vídeos testimoniales, estos trabajadores han querido poner de relieve la importancia de mantener los más de 15.000 puestos de trabajo que ha creado el sector VTC, que permiten a sus familias tener una vía de sustento, y que, con la entrada en vigor del Decreto-Ley, podrían desaparecer. También han recordado que el sector ha colaborado en la creación de gran cantidad de empleos indirectos que peligrarían por esta nueva legislación.

Los conductores sostienen también que en el mercado de la movilidad hay espacio para todos, y que ya hay más de 6 millones de personas en España que eligen los servicios de VTC, y que ese hecho no es algo que pueda ignorarse por parte de las administraciones. Esta iniciativa se suma a la entrega de 15.000 firmas de un manifiesto de los trabajadores del sector ante el Ministerio de Fomento, que pedía al Gobierno la retirada del Real Decreto-Ley, y a una manifestación secundada por 2.000 trabajadores, que se celebró en Madrid el pasado 26 de septiembre.

Uno de los conductores, Miguel Ángel Martín, cuenta: “Estuve 29 años en la NCH Española, donde era gerente de ventas […] y luego no encontraba nada que cuadrara. No encontraba como llevar a mi casa un sueldo seguro mensualmente, y aquí encontré la forma de tener un mínimo garantizado para poder sacar a mi familia adelante”.

César Morales, otro de los trabajadores, dice: “Si se expropiasen las autorizaciones sería algo muy complicado. Realmente muchos de nosotros nos quedaríamos en la calle y tendríamos muy difícil el reubicarnos en otros puestos de trabajo”.

“Los clientes tienen una satisfacción completa con nuestro servicio, puesto que, además de considerarnos todos educados, de tener el vehículo limpio y ofrecerles una botellita de agua, están contentos porque reconocen el precio del trayecto desde un inicio hasta un fin”, explica Francisco Antón, otro de los conductores.

Normas