López Borrego, un ‘insider’ para liderar Siemens

El nuevo presidente dirigirá la compañía en un momento de pérdidas bursátiles

López Borrego, un ‘insider’ para liderar Siemens

Siemens Gamesa, la mayor empresa de energías renovables del mundo, junto con la danesa Vestas, acaba de cambiar de presidente. La sorpresa saltó el martes cuando Rosa García, en el cargo desde hace siete años, renunció. Según algunas fuentes de su entorno, existe un doble motivo: aunque todo apunta a que la ya expresidenta de Siemens Gamesa y Siemens España tenía una oferta y pronto anunciará un nuevo destino laboral, la gota que ha colmado el vaso son las tensiones entre los dirigentes alemanes vinculados a Siemens, los españoles que venían de Gamesa y aquellos con vinculación a Iberdrola, que cuenta con un 8% del capital de esta última.

El 1 de diciembre la presidencia no ejecutiva de Siemens Gamesa y Siemens España pasará a manos de Miguel Ángel López Borrego (Fráncfort, 1965). “Confío plenamente en nuestro equipo en todo el mundo y estoy seguro de que mantendremos y reforzaremos nuestro liderazgo, siendo un socio fiable para nuestros clientes”, aseguró cuando se anunció su nombramiento.

Tendrá que superar la mala racha bursátil que arrastra Siemens Gamesa. A comienzos de este año, sus acciones cayeron tras el cierre de la planta en Miranda de Ebro en el que 300 trabajadores fueron despedidos dentro de un plan global de despidos de 6.000 de sus 27.000 empleados, (el 22% del total de la plantilla). La compañía ha caído un 15% en lo que va de año. Siemens Gamesa también se verá afectada por problemas en India, ya que el Gobierno del país ha decidido apostar por la energía solar en detrimento de la eólica, según un informe de Goldman Sachs.

Miguel Ángel López Borrego estudió Administración y Dirección de Empresas (ADE) en DHBW Mannheim. La facultad alemana, situada al sur de Fráncfort, ofrece más de 1.000 grados anuales en el campo de la economía y es el centro que más graduados en ADE lanza al mercado laboral de todo el país. En 1987 uno de ellos fue López Borrego.

El nuevo presidente siempre ha estado ligado a la casa Siemens. Nada más terminar la carrera comenzó a trabajar como controlador de planta en VDO, una empresa de electrónica automotriz situada en Babenhausen, a media hora de Fráncfort. Esta compañía comenzó a formar parte del grupo Siemens en 1989, dos años después de la entrada de López Borrego.

Los inicios del nuevo presidente fueron en logística, control y gestión de producción y calidad. También se formó en el método kaizen, una disciplina japonesa que significa “cambio a mejor”. El movimiento se originó como resultado de la necesidad del país asiático de competir con occidente. Kaizen es un sistema orientado a la mejora de procesos en busca de renovar todas aquellas ineficiencias de los sistemas de producción. De ahí que López Borrego considere la eficiencia como parte fundamental de la empresa.

La mayoría de los cambios que hay que hacer en el método nipón no deben ser de grandes dimensiones, pero su impacto ha de ser susceptible de impulsar repercusiones significativas, especialmente cuando se orienta a transformaciones dirigidas por la alta dirección en proyectos.

El ejecutivo fue creciendo en la empresa y ocupando puestos de responsabilidad desde sus inicios en Babenhausen. Ocupó el cargo de director financiero del departamento interior & infotainment en 2001, cuando Siemens pasó a ser Siemens VDO. En 2004 ya tenía cogido el tranquillo al puesto y asumió el mismo cargo en el departamento de Low voltage controls & distribution en Automation and Drives de Siemens y en 2008 continuó de CFO en el área de sistemas de automatización industrial.

López Borrego siempre ha querido dedicarse al mundo de la empresa, pero también es un gran amante del deporte. Esta afición le ha enseñado que un buen líder sabe que no es imprescindible y la capacidad de trabajar en equipo. Un líder también tiene que optar por una comunicación bidireccional. Debe motivar y dar respaldo a sus compañeros, ser positivo y sobre todo correr riesgos, no estar quieto nunca.

El nuevo presidente de Siemens asegura que tiene clara la importancia de las pequeñas cosas para lograr grandes objetivos. Lo aplica al terreno personal. Lo que más le gusta es pasar su tiempo libre con sus amigos y su familia. También le encanta viajar por todo el mundo, aunque tiene destinos predilectos: los 3.000 días de sol al año y la gastronomía de Cádiz hacen que López Borrego elija esta provincia como su favorita en España. Fuera de nuestras fronteras disfruta de la cosmopolita y frenética Londres, la belleza del paisaje de los Alpes y cruzando el charco, su ciudad preferida, a los pies del Pacífico norte, es Vancouver.

Además parece que Canadá es un país que conoce bastante bien. Aparte de formarse en Alemania, estuvo haciendo un MBA en la Universidad de Toronto. Las destrezas que reunió durante su etapa académica le han servido para desarrollar durante 25 años un trabajo en posiciones financieras clave dentro de Siemens y 16 años como director financiero de distintas unidades, la última es Siemens Gamesa, en la que llevará exactamente un año el 1 de diciembre, cuando deje el cargo para ser presidente no ejecutivo de la compañía y de Siemens España.

Una educación hispano-alemana

Hijo de españoles expatriados. El nuevo presidente no ejecutivo de Siemens Gamesa y Siemens España nació y se crió en Fráncfort (Alemania).

El deporte como Plan B. El dirigente practica deporte con frecuencia. Sus deportes favoritos son el ajedrez, el bádminton y el fútbol.

La importancia de la vida en familia. El nuevo líder de la compañía pasa su tiempo libre con su familia y sus amigos. Está casado y tiene dos hijos.

Método Kaizen. Aprendió de la disciplina nipona que los grandes resultados vienen de pequeños cambios.

Normas