El 80% de las empresas familiares prevé elevar su negocio en 2019

El principal desafío en el futuro es el descenso de la rentabilidad

Las firmas elevan su preocupación por los cambios regulatorios

Empresas familiares en 2018 pulsa en la foto

Pese a la incertidumbre política en España, la guerra comercial entre China y EE UU o el deterioro de un gran número de economías emergentes, las empresas familiares en España se muestran optimistas respecto a su futuro para los próximos doce meses. Esa es la principal conclusión del séptimo Barómetro Europeo de la Empresa Familiar, elaborado por KPMG y las asociaciones territoriales vinculadas al Instituto de la Empresa Familiar (IEF). Para la elaboración del informe sobre España se ha consultado a 333 directivos de este tipo de compañías con un denominador común: optimismo. El 80% de los empresarios consultados califica de “positiva” o “muy positiva” la situación económica de sus firmas para los próximos doce meses, un porcentaje casi siete puntos por encima de la media europea. Esa confianza ya se ha vislumbrado en las cifras de contratación de personal, ya que más de dos tercios de los encuestados confiesan haber ampliado sus plantillas en los últimos doce meses.

El 74% de los empresarios encuestados reconoce que su facturación se ha visto incrementada en los últimos doce meses, lo que supone un incremento de cuatro puntos porcentuales respecto al registro del ejercicio anterior (70%) y diez puntos por encima de la media europea (64%). En el citado período también se han producido cambios regulatorios e incertidumbre política en España, que unidas al incremento imparable del precio del petróleo, ha menguado la rentabilidad de estas compañías. De hecho, el descenso en la rentabilidad se ha convertido en la primera prioridad de las empresas familiares, ya que el 42% de las encuestadas la identifica como su principal preocupación, con un crecimiento de diez puntos respecto al misma encuesta de 2017. En segundo lugar aparece la guerra por la contratación de talento, con un 38% de las respuestas, y en tercero, la incertidumbre política, con un 35% de las respuestas y nueve puntos por encima de los registros del 2017. Otro apartado en el que aumenta considerablemente la preocupación de los empresarios se refiere a los cambios regulatorios, con un 25% de las respuestas frente al 18% de hace doce meses.

Pese que a la ruptura definitiva entre la UE y Reino Unido tiene fecha (29 de marzo de 2019), las empresas familiares en España aún no han tomado medidas al respecto. De hecho tan solo el 8% ha diseñado planes de contingencia, porcentaje que apenas se eleva al 11% en toda Europa. El informe concluye que la única medida que han adoptado es una menor exposición al sector exterior. Solo el 64% de las empresas elevó sus exportaciones en los últimos doce meses frente al 70% de hace un año.

Normas