Un buen plan para abaratar la electricidad que no excluye la reforma del mercado

El paquete de medidas del Gobierno reconoce que en la subida de la luz hay elementos estructurales

El paquete de medidas urgentes para el sector eléctrico aprobado el viernes por el Gobierno es un plan de choque con claro caracter coyuntural contra una escalada en el precio de la electricidad que debutó en verano y que es necesario atajar de cara al otoño y el invierno. Las herramientas para esa tarea incluyen un grueso de medidas fiscales –la suspensión temporal del impuesto del 7% a la generación eléctrica, una exención del de hidrocarburos para producción eléctrica y cogeneración y la anulación del impuesto al sol en el autoconsumo– y otro de medidas sociales en forma de bono social, conservado y ampliado en su cobertura, y un bono de calefacción. El Gobierno prevé que las medidas fiscales trasladen una rebaja del 4% en la factura de los pequeños consumidores.

Este nuevo plan de choque, en el que se reconoce que la subida de la luz contiene ciertos elementos estructurales, supone un esfuerzo loable por parte del Gobierno a través de la política fiscal, y equivale a insuflar 1.100 millones de euros al sistema para suavizar la factura de la luz y la calefacción durante los dos próximos trimestres. Consciente de que el problema no se resuelve con parches, el Ejecutivo ha anunciado que aprovechará ese tiempo –si la aritmética parlamentaria lo posibilita– para elaborar un plan destinado a erradicar la pobreza energética. Uno de los ejes vertebrales de ese proyecto es una reforma del bono social para ligarlo a la renta y evitar las disfunciones por exceso o defecto que se han venido detectando en su aplicación.

Pese a ello, una estrategia para erradicar la pobreza energética que se apoye en ayudas y subvenciones tiene carácter coyuntural y no resuelve el gran tema de fondo que explica el elevado precio de la energía en España para los consumidores: la escalada de cotizaciones del mercado mayorista de electricidad. Un lastre quen solo se solventará con una reforma estructural de ese mercado que ya lleva demasiado tiempo pendiente.

Normas