Samsung está cerca del límite de sus memorias

El precio de sus chips DRAM alcanzará su máximo a finales de año

Stand de Samsung en una feria en Berlín (Alemania)
Stand de Samsung en una feria en Berlín (Alemania)

Samsung está a punto de agotar sus límites de memoria. Está en camino de otro récord de beneficios, pero es probable que los precios de las memorias alcancen su punto máximo a finales de año. Eso, y los crecientes problemas legales de sus dirigentes pondrán a prueba la paciencia de los inversores.

La compañía espera que las ganancias operativas en junio-septiembre aumenten un quinto respecto a 2017, hasta los 13.400 millones de euros. La creciente demanda de chips DRAM, utilizados en los servidores de los centros de datos, ha hecho que los precios suban un 14% interanual en el tercer trimestre, según DRAMeXchange. La cuota de mercado de Samsung, superior al 40%, le confiere enormes ventajas de escala y coste. Bernstein calcula que los márgenes brutos de los DRAM alcanzarán el 79% este año.

Pero la demanda se ha enfriado, a pesar de que Samsung y sus homólogos siguen subiendo la capacidad. Los analistas esperan que los precios empiecen a caer en el cuarto trimestre. Y aunque otros negocios, como las pantallas, pueden ayudar a amortiguar una desaceleración en las memorias, los analistas encuestados por Refinitiv no esperan una subida anual de las ganancias en 2019.

Mientras, los altos ejecutivos del grupo siguen metiéndose en problemas. El presidente, Lee Sang-hoon, fue acusado por la fiscalía de Seúl por su supuesta participación en el sabotaje de actividades sindicales entre 2013 y 2016, solo unos meses después de haber asumido el control del consejo. Esto intensifica las ya graves incertidumbres jurídicas. El jefe de facto, el vicepresidente Jay Y. Lee, está apelando a su condena anterior por soborno y otros delitos y salió de la cárcel en febrero.

Mantener a los inversores será más difícil. Las acciones han caído un 12% desde el comienzo de año y cotizan a unas 6 veces las ganancias de los próximos 12 meses, casi la mitad que Intel, y muy por debajo de las 16 de Apple, según Refinitiv. Y aunque el grupo surcoreano ya ha aumentado los dividendos y las recompras, todavía tiene una pila de 53.000 millones en efectivo. Los accionistas impacientes pueden exigir que Samsung empiece a gastarlo, o lo devuelva.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas