BME lanzará bonos para hacer compras por un máximo de 600 millones

El gestor de la Bolsa mantendrá su dividendo en torno a 1,5 euros por acción

La compañía se convertirá en la plataforma para ahorrar costes a la banca

Javier Hernani, consejero delegado de BME.
Javier Hernani, consejero delegado de BME.

Giro de 180º grados en la estrategia de Bolsas y Mercados Españoles (BME). Sin renunciar a su dividendo anual en el entorno de 1,5 euros por acción y con un crecimiento orgánico que se centrará en sus cuatro áreas de negocio –Mercados, Compensación o Clearing, Registro y Datos– pero que complementará con compras a partir de ya. El objetivo de la compañía, bajo el liderazgo de su consejero delegado, Javier Hernani, es que sus ingresos crezcan a un ritmo anualizado del 4% y sus beneficios, un 6% hasta 2021. 

Una de las claves de la nueva estrategia de BME, presentada en su Primer Investor Day, que hasta el momento ha dispuesto de caja neta y ha mimado al accionista con el reparto de casi el 100% de sus beneficios (pay out,en la jerga), será el endeudamiento. Javier Hernani ha explicado que la compañía se desligará de ese concepto de porcentaje del beneficio destinado a dividendos pero que mantendrá la remuneración en dinero en contante y sonante.

Ya negocia con las agencias de rating para emitir entre 300 y 500 millones de euros en bonos que tendrán calificación de grado de inversión (BBB- o superior). A este importe hay que sumar el talón de 100 millones de euros que tiene como caja neta, lo que arroja un importe para hacer compras de unos 600 millones en conjunto.

La directora financiera de BME, Marta Bartolomé, una de las artífices de la nueva estrategia que rompe con décadas de inmovilismo del gestor de la Bolsa española, señala que serán adquisiciones preferiblemente con una participación mayoritaria y con un límite de 2,5 veces el beneficio bruto de explotación (ebitda), que el año pasado se situó en 210 millones de euros y que esas compras tendrán un impacto positivo en mejorar su ebitda.

BME 24,92 -0,24%

Hernani ha reconocido que la compañía necesita evolucionar hacia nuevos clientes y crecer fuera de España y ha anticipado que se convertirá en una empresa tecnológica, con tecnologías como blockchain y big data como bandera. Ya tienen iniciativas en Latinoamérica, en el área de datos, y seguirá sacando partido de la necesidad de las entidades financieras de ahorrar costes. 

El sistema Target 2 Securities (T2S) seguirá dando quebraderos de cabeza a la banca, y BME estará ahí para solucionar esas necesidades. La misión de T2S es la creación de un mercado único de servicios financieros, bajar los costes de las operaciones dentro de Europa y mejorar la gestión de la liquidez y de los activos que los bancos utilizan como colateral. Queda mucho por avanzar en esta área, ha avanzado.

Javier Hernani anticipa que BME ofrecerá servicios a las entidades financieras en todo lo que ocurre después de la negociación en el mercado, ofrecerá más servicios, será una empresa más fuerte y eficiente y no solo española. "Queremos ser la plataforma de referencia de la banca", ha sentenciado.

"Ya estamos en México y Colombia, y seguiremos creciendo". Londres es otro de los puntos que BME situará en el mapa "haya o no brexit". "Más del 80% del volumen negociado proviene de allí", ha explicado. Entre los clientes que potenciará están los fondos de inversión (buy side, en la jerga): "Vamos a hablar con ellos para ofrecerles análisis, software, plataformas", ha explicado Hernani. 

Los ingresos del área de mercados, que recogen los de negociación en la Bolsa, se han resentido debido a la aparición de las plataformas alternativas y a la mala racha en España, pero BME ha conseguido retener su cuota de mercado frente a otras Bolsas, con más de un 70%, según los datos de julio. Hernani considera que los volúmenes mejorarán en los próximos tres años, aunque su directora financiera ha destacado que el número de ingresos vinculados a la negociación en la Bolsa disminuyó hasta el 56% el año pasado desde el 66% de 2014. 

A la pregunta de si esta estrategia se configura como un escudo ante una eventual oferta de compra, Hernani ha asegurado que no les ha hecho ninguna oferta: "No es una reacción a ningún tipo de amenaza, y nada impide que en un momento dado BME sea parte de algo más grande".

Crítica a la 'tasa Tobin'

Javier Hernani, en línea con las declaraciones del pasado lunes del presidente de la CNMV, Sebastián Albella, ha criticado el eventual impuesto sobre las transacciones financieras. Este tributo potencial se conoce como tasa Tobin porque el inspirador del impuesto fue el economista estadounidense James Tobin, premiado en 1981 con un Nobel.

"Es una mala idea, intentamos a convencer al Gobierno para que no se haga. Tendría un impacto claro sobre nuestro negocio, por supuesto. Solo tendría sentido si se hace a nivel europeo", ha asegurado Hernani. Italia y Francia ya gravan las transacciones financieras con impuestos pero el consejero delegado de BME ha advertido de que esos países no son rivales para España, sino Irlanda, Luxemburgo y Alemania. 

Normas