Los accidentes más frecuentes en autónomos y cómo evitarlos

Las caídas, los golpes y los cortes, en cabeza.

autónomos riesgos laborales

Los profesionales autónomos de este país concentran sus actividades en cuatro sectores mayoritarios: comercio al por menor, agricultura y ganadería, actividades de construcción especializada y servicios de comidas y bebidas (hostelería).

Como consecuencia, las causas más frecuentes a la hora de analizar los accidentes laborales de estos autónomos son las propias de este sector.

Desde el portal Cuídate, perteneciente al Ministerio de Empleo, en colaboración con UATAE y la Fundación estatal para la prevención de Riesgos Laborales, han elaborado una lista con los tipos de accidentes más frecuentes entre estos autónomos y los motivos para prevenirlos.

El más común de todos son los golpes, las caídas, los tropiezos y los choques. Este grupo de causas superan las 4.167 incidencias. Le siguen los sobresfuerzos (3.658) y los cortes, los pinchazos y los roces (con 1.218).

Cierran el ‘top five’ los accidentes con vehículos u objetos en movimiento y, con mucha mayor distancia, el quedarse atrapado o aplastado, con 398 casos.

A la hora de la prevención de la causa más frecuente, es importante señalizar correctamente las diferencias de nivel, los suelos resbaladizos o cualquier otra superficie potencialmente peligrosa. Además, considerar la ubicación de los puestos de trabajo es clave, incluyendo el espacio libre para el paso.

También lo es el evitar realizar actividades que puedan distraer, como leer o utilizar el móvil.

En cuanto a los sobreesfuerzos, el nivel físico de los trabajadores debe ser adecuado al esfuerzo. Los hombres pueden elevar una media de 55 kg una sola vez o varios pesos de 35 kg. Las mujeres, en cambio, 30 o 20 kg, respectivamente.

Incluir descansos a lo largo de la jornada laboral también es importante, así como los trabajos que se realicen en oficinas deben acarrear un cuidado especial de la espalda. Se recomienda cuidar la postura al levantar peso, evitando hacerlo con la espalda y flexionando las rodillas.

Los consejos para evitar cortes, especialmente para el sector hostelero, pasan por emplear atuendos adecuados y equipos de protección siempre que sea necesario. Usar las herramientas de forma responsable nos ayudará a evitar riesgos con nosotros mismos y con los compañeros.

Normas