La salida de Orcel será un test para la banca de inversión de UBS

UBS posee capital tangible 16.000 millones de euros de capital tangible, más del 40% del total, que no está asignado a sus divisiones

El ex director ejecutivo de UBS Andrea Orcel.
El ex director ejecutivo de UBS Andrea Orcel. REUTERS

La salida de Andrea Orcel de UBS pondrá a prueba al banco de inversión de la entidad. El banco suizo quiere un brazo en el mercado de capitales en su justo punto: no demasiado grande para que pese en su valoración, pero no tan pequeño que le impida pueda competir. Ahora que el jefe italiano del grupo se ha ido para ser el CEO de Banco Santander, sus sustitutos deben mantener el equilibrio. Han pasado seis años desde que el presidente ejecutivo de UBS, Sergio Ermotti, redujo las operaciones de renta fija del banco de inversión. La decisión ha tenido un coste en cuota de mercado: UBS ocupó el noveno lugar en ingresos de banca de inversión global en la primera mitad de 2018.

Sin embargo, el cambio ha ayudado a aumentar los rendimientos. Los beneficios operativos del primer semestre fueron de 1.200 millones de francos suizos (1.050 millones de euros), casi el doble que en el mismo periodo de 2012, antes del cambio de estrategia.

Las perspectivas son bastante halagüeñas, ya que UBS posee 19.000 millones de francos suizos de capital tangible (16.000 millones de euros), más del 40% del total, que no está asignado a sus divisiones. Las acciones de UBS valen actualmente 1,3 veces más que su valor contable tangible, muy por delante de su competencia: Credit Suisse y Barclays. Algunos inversores quieren que UBS reduzca aún más la banca de inversión, que actualmente representa solo un tercio de los activos ponderados por riesgo. La entidad argumenta que su banco privado necesita la división para ejecutar operaciones complejas y proporcionar un flujo de nuevas inversiones. UBS también se beneficia al ofrecer servicios de finanzas corporativas a clientes multimillonarios, y viceversa. Si el banco de inversión disminuye demasiado, no será competitivo.

La pregunta es cuánto impulsó Orcel el rendimiento de UBS. El directivo contaba con varias de las compañías más grandes de Europa como clientes y presionó a sus subordinados. Sus sucesores, el financiero corporativo Piero Novelli y el jefe de operaciones de renta variable Robert Karofsky, tienen que demostrar que pueden seguir con la receta correcta.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Belén Juárez, es responsabilidad de CincoDías

Normas
Entra en El País para participar