La pérdida de confianza es la mayor amenaza para Ryanair

La aerolínea cambia su objetivo de ganancias de 2018: de 1.250 millones de euros a 1.100

Un manifestante en el aeropuerto internacional Zaventem, cerca de Bruselas, durante una huelga de trabajadores de Ryanair.
Un manifestante en el aeropuerto internacional Zaventem, cerca de Bruselas, durante una huelga de trabajadores de Ryanair. REUTERS

Las huelgas están minando la reputación de Ryanair. Los vuelos cancelados y los elevados costes de combustible obligaron ayer a la mayor aerolínea de bajo coste de Europa a recortar su pronóstico de beneficios netos para todo el año en un 12%. La competencia, que tiene menos beneficios, se está enfrentando con obstáculos similares. El problema es que los clientes de Ryanair no están seguros de si volarán en momentos clave como Navidad.

Los pasajeros que vuelan con Ryanair habitualmente están familiarizados con el anuncio de “otro vuelo a tiempo” después del aterrizaje. Ahora el presidente ejecutivo, Michael O’Leary, se está viendo forzado a moderar sus alardes. Las huelgas de los pilotos y la tripulación de cabina en toda Europa han obligado a Ryanair a reembolsar los tiques y las facturas de hotel de los clientes. Mientras tanto, la amenaza de vuelos cancelados ha afectado a las tarifas, que la aerolínea espera que se reduzcan un 2% hasta marzo.

Los inversores tienen razones para estar nerviosos. La aerolínea de bajo coste da pocas señales de finalizar las disputas con los pilotos que desbarataron los planes de 40.000 pasajeros la semana pasada. Ryanair ha reducido su objetivo de obtener un beneficio neto de 1.250 o 1.300 millones de euros a 1.100 o 1.200 millones de euros, el dato indica que O’Leary se prepara para más problemas. La presión aumentará si no resuelve la acción industrial antes del inicio de la temporada de verano del próximo año, cuando las aerolíneas generalmente obtienen la mayor parte de sus ganancias.

La subida del precio del petróleo es otro lastre. La factura del combustible de Ryanair también será un 7% más alta de lo esperado, a pesar de que la compañía ha cubierto el 90% de sus costes para reducir el impacto de las fluctuaciones del mercado.

Con un margen de beneficio neto del 20% el año pasado, Ryanair tiene más posibilidades que la competencia para amortiguar el golpe. Pero la buena reputación de la aerolínea ha sido una de las razones clave por la que los clientes soportan su enfoque agresivo y sin lujos. Hasta que O’Leary no llegue a un acuerdo con los sindicatos, la amenaza de vacaciones canceladas pesará sobre el negocio.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Belén Juárez, es responsabilidad de CincoDías.

Normas