Infraestructuras

ACS obtiene crédito para el macropuente de 2.500 millones entre Canadá y EE UU

Maqueta del futuro puente Gordie Howe.
Maqueta del futuro puente Gordie Howe.

El consorcio formado por ACS (40%), Fluor (40%) y Aecon (20%) ha levantado la financiación necesaria para iniciar las obras del nuevo puente Gordie Howe, que enlazará las ciudades de Detroit (EE UU) y Windsor (Canadá).

El contrato adjudicado en julio, en el que el grupo español participa con su constructora Dragados y con la concesionaria Iridium, asciende a 3.820 millones de dólares canadienses (unos 2.480 millones de euros), cifra a la que se suman aportaciones públicas. Se da la circunstancia de que el socio canadiense Aecon consiguió entrar como refuerzo con la actuación ya adjudicada.

La estructura de financiación privada alcanza los 1.033 millones de dólares canadienses (727 millones de euros), incluyéndose una emisión de bonos en el mercado de capitales de Canadá en dos tramos. El primero de ellos tiene un periodo de madurez de 35 años y el segundo ha sido colocado con un vencimiento de 20 años. La calificación crediticia de esta deuda es de A- por parte de Standard & Poors.

Ambas emisiones, según han informado las contratistas, han sido suscritas de forma conjunta por los bancos RBC y HSBC.

En cuanto a la financiación a corto plazo, para soportar la fase de construcción, se basa en un crédito sindicado en el que participan cinco entidades: Royal Bank of Canada, Desjardins du Quebec, TD Bank, Mizuho y HSBC.

El capital aportado por los accionistas al final del periodo de construcción está previsto en 93 millones de dólares canadienses (60 millones de euros) y estará garantizado hasta entonces a través de cartas de crédito.

El contrato incluye el diseño, construcción, financiación, operación y mantenimiento de un puente atirantado de 2,5 kilómetros en la frontera entre EE UU y Canadá, además de la construcción de los pasos fronterizos en cada país.

La infraestructura, proyectada para 125 años de vida útil, será construída sobre el río Detroit y tendrá seis carriles (tres por sentido). Su vano principal se convertirá en el de mayor longitud de Norteamérica, con más de 850 metros y sin pilas en el agua.

Normas