Finanzas

Bankinter acuerda la compra de Evo Banco en España

Ambas partes han decidido no desvelar los detalles de la operación hasta que se cierre definitivamente

Bankinter acuerda la compra de Evo Banco en España

Bakinter ha comunicado a la CNMV que ha alcanzado un acuerdo con Smart Holdco, una entidad propiedad de varios fondos gestionados por compañías vinculadas con Apollo Global Management y propietaria de EVO Banco para la adquisición del negocio bancario de EVO Banco en España y el de su filial de crédito al consumo en Irlanda, Avantcard.

Según el hecho relevante, en la operación, en la que ha participado Arcano como asesor, queda excluida la compra de EVO Finance, la financiera del Grupo en España. Las partes han acordado no hacer públicos los términos económicos de la transacción, ya que el importe final se determinará al cierre de la operación en función del número de clientes y saldos efectivamente transferidos, y del exceso de capital si lo hubiese.

Bankinter asegura que los negocios adquiridos suponen para Bankinter un impacto en capital de 99 millones de euros, lo que se traduce en 29 puntos básicos sobre el ratio de capital CET1 fully loaded correspondiente al cierre de junio. "A esa fecha, asegura el banco, este ratio era del 11,55%, con lo que se situará tras la operación en el 11,26%, un nivel muy por encima de los requerimientos mínimos para 2018 exigidos a Bankinter por el Banco Central Europeo.

Bankinter añade que la adquisición de Evo Banco creará valor para el accionista desde el momento de la firma del acuerdo y espera un retorno sobre el capital invertido a medio plazo de doble dígito. 

EVO Banco cuenta con 456.000 clientes, que en su inmensa mayoría se relacionan con la entidad por canales digitales, 229 empleados y un balance de 3.000 millones de euros en depósitos y 800 millones de euros en préstamos hipotecarios.

Por su parte, la financiera Avantcard Ireland Limited, líder en Irlanda en el negocio del Consumo, cuenta con 151.000 clientes, 145 empleados y un negocio de 280 millones de inversión en tarjetas revolving, o de pago aplazado, y 66 millones de euros en préstamos personales. El objetivo de esta operación se centra en dos tipos de actividades que Bankinter considera estratégicas: la banca digital y el negocio de consumo; y en dos ámbitos geográficos distintos: España e Irlanda.

Normas