González y Aznar defienden la Constitución como el pacto que ha modernizado España

Los expresidentes debaten sobre el presente, pasado y futuro de la Carta Magna

Ambos coinciden en que ha sido lo mejor que le ha pasado al país

De conversación inédita calificó la directora de El País, Soledad Gallego-Díaz, el debate, que moderó en el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM) y que mantuvieron ayer los dirigentes que más tiempo han gobernado en democracia, sobre el pasado, presente y futuro de la Constitución. Se trata del primero de los actos organizados por el citado diario para conmemorar el 40º aniversario de la Carta Magna. En un ambiente distendido y repleto de complicidades, nunca hasta ahora manifestadas en público, por los dos mandatarios, Felipe González (Sevilla, 1942) y José María Aznar (Madrid, 1953) coincidieron en la esencia de lo que representa el marco constitucional español, y destacaron el aniversario como un gran motivo de celebración, a pesar de las preocupaciones y de los problemas en los que está inmerso el país, haciendo hincapié sobre todo en el problema secesionista catalán.

En este sentido, González quiso destacar una fotografía del momento en el que se aprobó la Constitución: el 72% del censo de Girona acudió a votar, y el 93% lo hizo a favor. Mucho ha llovido desde entonces, pero el expresidente socialista no duda en seguir sintiéndose orgulloso de haber participado de lo que algunos califican el régimen del 78. Una Ley Fundamental aprobada en “circunstancias de extraordinaria complejidad por el temor a equivocarse y volver a las andadas”.

Por su parte, Aznar arrancó su intervención en el debate elogiando la calidad de los dirigentes políticos, entre los que se encontraba González, que participaron en aquellos decisivos años para la historia de España. “Esa generación lo entendió muy bien, lo hicieron bien, pensando en las generaciones siguientes, y en ese entendimiento participaron masivamente los españoles”, afirmó el expresidente de los populares, quien señaló que alegar que la Constitución tiene defectos de origen es un error. Y aseguró que cuando ganó las elecciones en 1996 lo hizo sin la preocupación de tener que ocuparse de un asunto de tal envergadura, del que ya se habían ocupado los líderes del 78, “y esto lo tienen que saber los españoles de hoy”. En cuanto a las voces que relacionan y achacan la crisis económica de 2008 con el desfase de la Constitución, Aznar fue tajante: “La Constitución americana no tiene la culpa de la crisis de Lehman Brothers”. González también defendió que no existe relación causa efecto de la crisis con los problemas institucionales de la Constitución.

Los dos expresidentes alabaron el trabajo liderado por el entonces presidente Adolfo Suárez, pero ambos mantuvieron posiciones enfrentadas en cuanto a la necesidad de reformar los artículos de la citada Ley. González cree que es importante asumir la modificación y debatir sobre algunos temas, y cree que es necesario atender la petición de “las nuevas generaciones que dicen que aquello no nos representa”, dado que cada generación quiere “hacer su propia obra”. También señaló que es decisiva cierta valentía para proponer y empezar a hablar de algún tipo de reforma que “creo necesaria”.

Por su parte, Aznar sostuvo que no es tan urgente modificar el texto constitucional como defender la lealtad, “porque lo que no se puede es romper las reglas, dar un golpe de Estado”. Y agregó que todos los países tienen problemas parecidos y específicos, y en España existe ahora la secesión, pero “la lealtad es elemental, porque la soberanía no se puede poner en cuestión”.

Normas