El PP propone eliminar su impuesto a la generación para abaratar un 3,5% la factura de la luz

Registrará una proposición de ley ante el Congreso que restaría 1.700 millones a Hacienda

Nadal defiende que el Ejecutivo debe apoyar la medida para evitar que el precio siga batiendo récords

Factura luz
El secretario de Estado de Presupuestos y Gastos, Alberto Nadal.

El Partido Popular propone eliminar el impuesto a la generación eléctrica, un polémico tributo creado por el Gobierno de Mariano Rajoy en 2013, para “abaratar el precio de la factura de la luz en una media del 3,5%”, según sus propios cálculos, ahora que el coste bate cada mes récords anuales, como se prevé que pase hoy.

La propuesta, que el partido registrará como proposición de ley ante el Congreso de los Diputados, enmendaría el diseño de la fiscalidad eléctrica del último Ejecutivo del PP y restaría una cuantiosa fuente de ingresos públicos a la Hacienda que hoy controlan los socialistas. Alberto Nadal, que era secretario de Estado de Energía cuando se aprobó el impuesto, defendió ayer la iniciativa ante la prensa alegando que el objetivo es descargar el coste que se traslada al consumidor final, y especialmente a la gran empresa, ahora que el alza de precios es acuciante y las condiciones lo permiten.

La medida, que Nadal considera que debería ser apoyada por el Gobierno, busca adelantarse a las propuestas que hará hoy la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, y obligar al Ejecutivo a significarse sobre un abaratamiento de la factura de la luz que le restaría ingresos públicos.

El impuesto, que grava al 7% la generación de la luz, fue creado específicamente para atajar el déficit tarifario con las compañías eléctricas (que ha pasado de 30.000 a 23.000 millones) y recauda unos 1.700 millones al año. Las eléctricas trasladan el coste del tributo a sus consumidores y remiten los ingresos al Estado, que va amortizando la deuda pendiente con ellas. Sin embargo, Hacienda solo paga a las empresas el monto que se haya presupuestado y si la recaudación es mayor, como ocurrió en 2017 y previsiblemente en 2018, el resto se queda en la caja pública. El tributo ha sido recurrido judicialmente por las eléctricas y ha sido objeto de estudio del Constitucional y el Supremo.

Nadal argumenta que el encarecimiento de la factura energética, al multiplicarse por cuatro el coste de los derechos de emisión del CO2, ha elevado tanto la factura de la luz que los ingresos generados por IVA y el Impuesto Especial sobre la Electricidad ya compensaría el impacto de eliminar el impuesto a la generación. 

En todo caso, la propuesta del PP pasa por rebajar el tipo del impuesto de generación del 7% al 0% para anularlo pero no erradicar la figura tributaria, que el partido deja la puerta a recuperar si los precios del CO2 o el petróleo descienden en el futuro.

Normas