Las telecos aceleran la emisión de deuda ante el fin de los tipos bajos

Telefónica y Orange reabren el mercado al colocar 3.000 millones

JP Morgan cree que los costes de financiación van empezar a subir

Turistas usando sus móviles en la Puerta del Sol de Madrid.
Turistas usando sus móviles en la Puerta del Sol de Madrid.

Las grandes telecos europeas están concluyendo el verano con nuevos bríos en los mercados de deuda. Así, la francesa Orange acaba de hacer dos colocaciones de bonos. Por un lado, ha emitido deuda a siete años con un cupón del 1% por un importe de 800 millones de euros; por otro, ha colocado bonos a 12 años con un cupón del 1,875% por 1.200 millones.

Casi al mismo tiempo, Telefónica reabrió el mercado de bonos corporativos para compañías españolas, al lanzar una nueva emisión de deuda senior en euros por importe de 1.000 millones y a un plazo de siete años. La teleco destacó que, gracias a la fuerte demanda por parte de los inversores institucionales, el cupón quedó establecido finalmente en el 1,495%, el menor cupón pagado por el grupo en ese plazo.

La operadora española indicó que su actividad de financiación desde principios de año alcanza los 12.400 millones de euros (incluida una emisión de deuda a siete años de 600 millones de Telefónica Deutschland en julio, con un cupón del 1,750%), y añadió que ha continuado reforzado su posición financiera “con financiación a largo plazo a tipos históricamente bajos”.

Alemania

Con anterioridad, a finales de julio, Deutsche Telekom realizó una emisión de deuda a 15 años por un importe de 250 millones de euros. Durante el segundo trimestre, la compañía germana mantuvo una actividad muy intensa en esta área al colocar eurobonos por 2.900 millones de euros, y deuda en la moneda estadounidense por 1.750 millones de dólares (unos 1.400 millones de euros).

También en julio, la griega OTE, participada por Deutsche Telekom, captó 400 millones de euros en una emisión de bonos a cuatro años, con un cupón del 2,375%, el más bajo de la última década. La firma indicó que utilizaría estos fondos para refinanciar parte de los futuros vencimientos de deuda así como para financiar la inversión en nuevas redes.

En esos mismos días, Altice Francia colocó bonos por algo menos 3.000 millones de dólares (unos 2.560 millones de euros), con el objetivo de refinanciar emisiones realizadas para afrontar las operaciones corporativas de los últimos años, entre las destaca la fusión de Numericable y SFR. En su caso, colocó 1.750 millones de dólares en bonos en la divisa estadounidense a un tipo del 8,125%, y 1.000 millones en bonos en euros al 5,875%.

Con estos movimientos, las operadoras parecen dispuestas a aprovechar el actual escenario de tipos de interés bajo, ante las perspectivas de una subida. En un informe publicado la pasada semana, JP Morgan Cazenove advirtió de que los costes de financiación para las telecos podría empezar a subir. “Mientras que todavía se están beneficiando de tipos de interés históricamente bajos, parece que los costes de financiación están listos para moverse contra las grandes telecos en los próximos meses y más allá”, dice la entidad.

En su opinión, el escenario actual de dinero barato está programado para terminar en los próximos meses, bajo los planes actuales del Banco Central Europeo (BCE) de terminar con las recompras de bonos en el mes de diciembre.

En este sentido, estos analistas recuerdan que en los dos últimos años, el sector ha emitido deuda por un importe conjunto de 30.000 millones de euros en cada uno de los dos ejercicios, mientras que en 2018 el ritmo está ligeramente por debajo para alcanzar dicha cifra. “Vemos que el gasto por tipos de interés va a ir en aumento en la medida en que las compañías lleven a cabo nuevas emisiones”, dicen.

BCE

Las telecos se han beneficiado de un escenario de tipos bajos, por debajo de los 200 puntos básicos desde septiembre de 2013. Este marco favorable empezó a revertir a finales de 2015, pero el anuncio del BCE en abril de 2016 de mantener una política de amplia liquidez junto con la recompra de bonos corporativos extendió la etapa de los tipos bajos.

De esta forma, las operadoras de telecomunicaciones fueron uno de los sectores que se beneficiaron de este escenario (las telecos suponen algo más del 16% del índice de bonos corporativos iBoxx). Entre ellas destacaron grupos de la zona euro como Deutsche Telekom, KPN, Orange, Telefónica y Telekom Austria, que encontraron nuevos compradores para su deuda tanto en el mercado primario como en el secundario. Este escenario también contribuyó a mejorar las condiciones de emisión de compañías como la sueca Telia y las británicas Vodafone y BT.

De esta forma, durante los últimos años, las operadoras han aprovechado las condiciones del mercado para emitir deuda a tipos bajos y refinanciar colocaciones vivas que tenían un tipo de interés más alto. Telefónica, que en marzo pasado dijo que había refinanciado el 34% de su deuda en 18 meses, ha situado sus costes de financiación en mínimos históricos en los últimos tiempos (un 3,48% en junio).

Normas