Los inversores toman nuevas posiciones en MásMóvil tras su corrección en Bolsa

Bankinter, Eleva, Rothschild, y Blackrock amplían su presencia

La teleco cayó con fuerza en junio y julio ante la nueva amenaza de O2

Meinrad Spenger, consejero delegado de MásMóvil.
Meinrad Spenger, consejero delegado de MásMóvil.

En las últimas semanas, distintos inversores han vuelto a tomar posiciones en el capital de MásMóvil, tras la corrección sufrida por sus acciones a final de la primavera y en la primera parte del verano.

Entre las gestoras que han aflorado mayores participaciones en MásMóvil figura Bankinter Gestión, con un casi un 0,5% del capital. Edmond de Rothschild ha desvelado un 0,16% del capital, según el ranking de Mornigstar, por un 0,15% de Driehaus. La pasada semana, el conocido inversor Eric Bandahan, comunicó a la CNMV que su gestora, Eleva Capital, había elevado su participación en MásMóvil por encima del 3% del capital. Teachers Advisors ha superado el 1% de las acciones, mientras que Blackrock ha alcanzado un 0,52%.

Al margen de los inversores institucionales, un grupo de directivos de MásMóvil, encabezados por el consejero delegado, Meinrad Spenger, y el vicepresidente del consejo de administración, Josep María Echarri, comunicaron la compra de un paquete de acciones de la teleco, valorado en 455.000 euros, a mediados de agosto. En la misma línea, Caser, a través de Aldebarán Riesgo, ha adquirido a principios de septiembre cerca de 13.000 acciones de MásMóvil. Tras estos movimientos, su participación ha superado el 3,86%, según figura en los registros de la CNMV.

En la actualidad, Fidelity se mantiene como primer accionista institucional con un 8,09% del capital, tras haber vendido un 0,9% de los títulos de la operadora en julio. A continuación se sitúan Eleva Capital, Oppenheimer, Swedbank, Vanguard y Oberweiss.

MásMóvil ha vivido este año una sacudida en Bolsa. Tras alcanzar un máximo histórico de 130 euros en primavera, en los meses siguientes sus títulos registraron un descenso del 32% hasta 88 euros a principios de agosto. Posteriormente recuperaron hasta volver a recuperar la cota de los 100 euros, si bien ayer bajaron un 3,1% hasta 97,8 euros.

La venta de acciones por parte de la dirección tras ejecutar el primer plan de opciones en mayo, unida a la salida de algunos inversores para materializar plusvalías tras la fuerte subida de 2017 y principios de 2018, dañaron a la operadora, penalizada también por la irrupción de O2, la nueva marca de Telefónica en el segmento low cost.

En cualquier caso, MásMóvil parece seguir teniendo el respaldo de los analistas. El precio objetivo medio de los analistas que siguen la empresa es de 135 euros. La pasada semana, Morgan Stanley mantuvo su recomendación en “sobreponderar” con un precio objetivo de 155 euros, tras calificar de “limitado” el impacto de O2.

En la misma línea, Barclays situó en 150 euros el precio objetivo de la acción de MásMóvil, destacando la cobertura que ha alcanzado fibra, mientras que JP Morgan indicó que la teleco seguirá siendo una amenaza para sus competidores.

Alianza con Eurona

Eurona ha establecido un acuerdo con MásMóvil para usar su red móvil, lo que le permitirá ofrecer nuevos servicios móviles a sus clientes. Así, Eurona lanzará este mes de septiembre para todos los usuarios de Fixed Wireless y en octubre para los clientes de satélite nuevas tarifas desde 9,90 euros al mes.

El uso por parte de Eurona de las redes del Grupo MásMóvil se enmarca en el acuerdo suscrito el pasado mes de julio para la venta de los 40 MHz que Eurona poseía en la banda licenciada de 3,5 GHZ a la empresa que dirige Meinrad Spenger por 30 millones de euros, que servirán de base para el despliegue futuro de la nueva tecnología celular 5G.

Normas