Norvento, la empresa gallega a la que el viento hizo crecer

Su sede, desconectada de la red, se autoabastece con renovables.

Prevén aumentar la facturación un 60% en 2022.

Norvento, la empresa gallega a la que el viento hizo crecer

Aumentar la facturación un 60% en 2022. Esta es la principal apuesta de la empresa de renovables Norvento. Fundada por Pablo y Marta Fernández Castro en 1981, para lograr este objetivo desde los 42 millones de euros con los que cerraron 2017 la compañía va a afrontar inversiones por valor de 150 millones.

Una importante decisión que busca consolidar a una empresa que sigue muy vinculada a su tierra, Galicia. Desde allí han crecido y se han renovado para convertirse en una compañía que abarca desde la fabricación de tecnología hasta el diseño, promoción, construcción y explotación de instalaciones de energías renovables de generación centralizada –parques eólicos fundamentalmente–, sin dejar de ofrecer proyectos de generación distribuida para el sector industrial, así como todo tipo de soluciones individualizadas de ingeniería energética.

Desde Lugo, aunque con visión nacional –“no renunciamos a desarrollar negocio en el resto de España donde estamos activos”, asegura Manuel Pinilla, director comercial de la compañía, desde Madrid, donde cuentan con una oficina–, afrontaron ya hace años la internacionalización y hoy están presentes en seis mercados internacionales: Reino Unido, Brasil, Estados Unidos, Polonia, Italia y Chile. “Cuando empezamos a salir al exterior hace una década temíamos que el mercado nacional entrara en una periodo de stand by como así ha sido hasta 2017”, indica Manuel Pinilla, quien también explica que en el caso de los negocios de promoción, “fuimos a abrir mercados en países en los que cambiaba la regulación y nos beneficiaba, en otros casos quisimos desarrollar un mercado concreto para algún producto específico”.

En cuanto a los activos de generación, cuentan con 120 MW en operación, distribuidos entre las principales tecnologías renovables: eólica, solar, hidroeléctrica y bioenergía. A eso se añaden otros 540 MW en promoción en todo el mundo y 600 MW transferidos tras ser desarrollados en diversos países.

Dieron el salto al extranjero hace una década, operando en Reino Unido, Brasil, EE UU, Polonia, Italia y Chile

La empresa presidida por Pablo Fernández Castro empezó a ocupar titulares de la prensa nacional el año pasado cuando se adjudicó 128 MW eólicos en la subasta de renovables celebrada el 17 de mayo. Sin embargo, el verdadero gran salto se produjo en 2010 al conseguir 300 MW en el concurso eólico de la Xunta de Galicia.

En cuanto al futuro, “estamos potenciando mucho la ejecución de proyectos de integración renovable destinados autoconsumo y microrredes. Se trata de proyectos llave en mano para un cliente que tiene una necesidad específica en el ámbito industrial o residencial, y que quiere integrar renovables, gestionar mejor su energía mediante baterías, o también puede ser un cliente que no quiere ser dependiente de la red, sobre todo en zonas que no tienen un acceso fácil a la red eléctrica, generalmente en países en desarrollo”.

La otra gran apuesta con una visión más largoplacista es la tecnología. “Seguimos invirtiendo mucho en desarrollar tecnología y esperamos posicionarnos en muchos de los productos que ofrecemos como suministradores y proveedores”.

Sede con emisiones cero

Se inauguró esta primavera y es la niña bonita de la compañía. La sede central de Norvento, en Lugo, se sitúa en el CIne, es decir, Centro de Innovación Norvento Enerxía, un edificio que se autoabastece íntegramente de energía mediante fuentes renovables, y que opera desconectado de la red eléctrica gracias a la integración, entre otros, de un sistema de baterías para el almacenamiento de electricidad.

Todas sus necesidades energéticas se satisfacen a través de diferentes fuentes renovables presentes en el lugar, lo que permite al edificio funcionar de manera autónoma desconectado por completo de la red eléctrica y de gas, con lo que se evita la emisión de más de 160 toneladas de gases de efecto invernadero al año.

Este edificio se ha convertido en el máximo exponente de las soluciones tecnológicas de la compañía, un área que se quiere potenciar. El edificio funciona, además, como centro principal de operaciones y monitorización de parques eólicos.

Claves

Etapa de crecimiento y expansión. Con una facturación de 42 millones de euros en 2017, Norvento espera incrementar esta cifra hasta un 60% en 2020, para lo cual desplegará inversiones por valor de 150 millones.

Tecnología propia. Entre los productos y tecnologías propios desarrollados por Norvento destaca el aerogenerador nED100, una turbina diseñada para dar respuesta a las necesidades de autogeneración para el mercado de consumo energético medio; y los sistemas de digestión anaeróbica para producción de biogás, de gestión de la energía para microrredes o para monitorización y control de microrredes e instalaciones de producción.

Del sueño a la realidad. Para hacer realidad el proyecto del Centro de Innovación Norvento Enerxía (CIne), un edificio que se autoabastece solo con renovables, han hecho falta más de seis años de trabajo desde su diseño hasta su construcción. Diseñado por el arquitecto navarro Patxi Mangado, Norvento ha llevado a cabo una inversión total de 12 millones de euros. El edificio cuenta con más de 4.000 m2 y puede albergar a 200 empleados,

Normas