Ramón Berra de Unamuno (GenesisCare): “La tecnología en la sanidad pública ha mejorado gracias a Amancio Ortega”

La empresa de clínicas de tratamientos contra el cáncer está en pleno crecimiento en España

El director general de GenesisCare asegura que no tienen límites de recursos para adquisiciones de oportunidades

Ramón Berra de Unamuno.
Ramón Berra de Unamuno.

GenesisCare es una marca relativamente nueva en el ámbito hospitalario. De origen australiano, creada hace una década, desembarcó en España hace dos años con la adquisición de los centros de Imoncology al fondo Nazca y más tarde gracias a la compra de la empresa familiar Oncosur en Andalucía. Se dedica al tratamiento frente al cáncer, fundamentalmente con radiología. Ya dispone de 22 centros en España y 300 profesionales en plantilla. Facturó el pasado año 40 millones de euros y su objetivo es llegar a 45 millones este año.

El capital de esta empresa está controlado por el fondo China Resources junto a un paquete minoritario del 35% en manos de la firma Macquarie y de directivos. En España, desde hace un año, está al frente Ramón Berra de Unamuno (Madrid, 1964), médico y anterior ejecutivo de Sanyres, USP Hospitales, Viamed o PwC.

¿Qué supuso la entrada de China Resources en el capital?

Un salto. Con el cambio de capital se planteó la internacionalización de la compañía. Ya no solo estamos en Australia, Reino Unido y España, sino que ya hemos llegado a China, donde este año abrimos los dos primeros centros. China Resources ha identificado la necesidad brutal de oncología radioterápica en China, por eso adquirió al líder mundial con el que desembarcar en su país. En Europa estamos analizando Portugal y Alemania.

¿Por qué apuestan por España?

El parque tecnológico de aceleradores lineales en función de la población sigue siendo bajo respecto a los países del entorno europeo. Es cierto que las bolsas de población que no tienen acceso a esta tecnología cada vez son más rurales. No hay grandes ciudades sin acelerador público o privado. Pero todavía hay zonas en el ámbito rural sin acceso. Por otro lado, existen en España centros independientes que son susceptibles de ser incorporados a nuestra red.

¿Existe la opción de seguir adquiriendo?

Sí, y existe además la posibilidad de construir, como hemos hecho en Málaga. Además podemos llegar a acuerdos con hospitales para asumir la gestión o implementar servicios de radiología, como por ejemplo el caso de Corachan en Barcelona, montando allí un centro de excelencia.

¿Hay posibilidades de más adquisiciones como las de Imoncology o Oncosur?

Sí. Quedan centros independientes.

¿Dónde quieren abrir?

De momento puedo decir que iremos a Castilla y León.

Sorprende que apuesten por zonas rurales o con menos densidad de población.

Es muy importante hacer accesible la tecnología a la población. Allí donde no hay acceso tenemos que estar nosotros. Es crucial la cercanía para el paciente.

Ramón Berra de Unamuno (GenesisCare): “La tecnología en la sanidad pública ha mejorado gracias a Amancio Ortega”

¿A qué número de centros quieren llegar?

Nuestro objetivo es 25 centros en dos años.

¿Cuál es el objetivo de inversión?

Para los dos próximos años invertiremos 25 millones en renovación tecnológica de los centros. Si existe la posibilidad de alguna oportunidad de adquisición más, sería adicional. En ese caso no tenemos limitación para compras. Desde que estamos en España, desde 2016, hemos invertido 80 millones.

¿Con quién compiten?

Básicamente Quirón, la Clínica Universidad de Navarra y MD Anderson y algunos grupos locales como Hospitales de Madrid.

Tienen servicio dentro de algunos hospitales privados, ¿cuál es el modelo en España?

Tenemos 30.000 pacientes al año. Somos un proveedor muy especializado de servicios de tratamiento contra el cáncer, principalmente de radioterapia. Cuando la medicina está muy especializada, lo lógico y normal es que haya proveedores especializados a lo largo del mundo. Ese es el futuro. Somos capaces de asociarnos con un hospital o con un grupo y ser el prestador de servicios. En otros lugares construimos un centro para prestar servicios de forma ambulatoria. Así, tenemos centros en hospitales públicos, como pueda ser el de Torrejón de Ardoz en Madrid, en privados como la Clínica Corachan en Barcelona o San Francisco de Asís en Madrid, otros centros ambulatorios o un nuevo centro en Málaga.

¿Por qué un centro propio?

El de Málaga lo hemos construido bajo el modelo por el que apuesta GenesisCare, como centro de excelencia del tratamiento oncológico. En España tenemos una diferencia con el resto del grupo, porque hacemos una oferta más global en el tratamiento del cáncer, ya que incluimos la oncología médica, es decir, la quimioterapia, además de la radioterapia. Hacemos un tratamiento integral del cáncer. En España el mercado exige un enfoque más integral porque nuestros competidores hacen la oferta global.

¿Por qué es necesario un proveedor más en España?

En España somos únicos. Eso nos da mucho valor. No somos un grupo hospitalario, apostamos por la especialización en oncología. Vamos a seguir innovando en terapias.

Los pacientes españoles, según el Barómetro sanitario, confían más en la sanidad pública en el caso de enfermedades graves. ¿Cómo les afecta?

La situación está cambiando radicalmente. A nosotros acuden tanto pacientes de la sanidad pública como privada. Hay muchas Administraciones que confían en proveedores como nosotros para dar un servicio como la oncología radioterápica, ya que depende mucho de una importante inversión, por lo que han confiado en la iniciativa privada. La tecnología de la sanidad pública es mejor gracias a Amancio Ortega. La tecnología en la privada era mucho más puntera hasta que la renovación tecnológica de la pública ha sido ayudada por Amancio Ortega, ahora esa tecnología ha mejorado. Aunque el acceso a la innovación sigue estando más en la privada.

¿Qué ha ocurrido con la donación de Ortega, de 320 millones, para renovar la tecnología frente al cáncer?

Las comunidades están en ello. Las necesidades ya están detectadas. Cada comunidad ya ha decidido en qué va a invertir la donación y están en fase de licitaciones concursos. Se ha renovado el parque tecnológico para tratamientos contra el cáncer, de radioterapia, pero también con equipos de diagnóstico y mamografía.

En España no estamos acostumbrados a este tipo de donaciones a hospitales.

También es cierto que ha sido una donación especialmente llamativa, porque en otros países anglosajones donde están más acostumbrados, es cierto que las donaciones suelen ser más limitadas.

¿Quiénes son sus clientes?

Tenemos relación con la Administración pública mediante concursos en Andalucía, Murcia, Madrid y Castilla-La Mancha, luego trabajamos con todas las aseguradoras, y finalmente el cliente privado.

¿Cuál es el mix de ingresos?

En ingresos, el 45% de los ingresos provienen de lo público y el 55% de la parte privada, de aseguradoras fundamentalmente. En radioterapia el 65% es público y en quimioterapia es 100% privada porque la Administración pública no externaliza ese servicio.

Normas