Telefónica reabre la venta de activos y capta 410 millones este verano

Vende un 10% de Telxius y la filial estadounidense TokBox

Asegura que no necesita vender ningún activo a cualquier precio

José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica.
José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica.

Telefónica ha reabierto este verano su cartera de activos para realizar desinversiones. La compañía ha ejecutado dos operaciones, con las que ha captado cerca de 410 millones de euros, con los que el grupo busca acelerar la reducción de deuda, basada sobre todo en la vía orgánica.

El principal movimiento, sin duda, fue la venta a final de julio de una participación del 9,99% del capital de Telxius, filial de infraestructuras de Telefónica, por un importe de 379 millones de euros, a Pontegadea, la sociedad de inversión de Amancio Ortega. Era la primera inversión realizada por el fundador de Inditex en el segmento de las infraestructuras de telecomunicaciones.

La teleco que preside José María Álvarez-Pallete precisó que en la operación se había valorado la acción de Telxius en 15,2 euros. Un precio un 19% superior a los 12,75 euros por título abonados por KKR a principios de 2017, cuando cerró la compra del 40% de Telxius. En aquel momento, KKR adquirió un 40% de la compañía por 1.275 millones de euros. Fuentes del sector señalan que esta mejora de la valoración se debe sobre todo al buen comportamiento del negocio y de la propia compañía en los últimos meses. Los ingresos en el segundo trimestre ascendieron a 186 millones, un 6,1% más.

En cualquier caso, Telefónica mantiene en torno a un 50% del capital de Telxius así como el control y la gestión.

Además, Telefónica alcanzó a principios de agosto un acuerdo para vender TokBox, una filial con sede en San Francisco especializada en la integración de las tecnologías de vídeo en las páginas web, a la empresa estadounidense Vonage, por 35 millones de dólares (unos 30 millones de euros) en efectivo. Fuentes de la compañía señalan que tras recibir ofertas no solicitadas mostrando interés en TokBox a principio de año, la operadora inició un proceso competitivo que ha culminado con la venta. La teleco compró TokBox en 2012 en la época en la que se estaba impulsando Telefónica Digital.

Con estos movimientos, Telefónica parece reactivar su actividad corporativa, que en la primera parte del año había mantenido un ritmo bajo. El resultado de enajenación de activos del segundo trimestre totalizó 40 millones de euros, con un impacto en el beneficio operativo antes de depreciaciones y amortizaciones (Oibda) de 14 millones asociado a plusvalías por venta de fibra en México y de nueve millones por las plusvalías por venta de inmuebles en Colombia. En el primer trimestre, ascendió a 12 millones, al recoger principalmente el impacto en el Oibda de plusvalías por venta de torres en Colombia (ocho millones).

Ahora las cuestiones se centran en cuáles pueden ser los próximos movimientos de la operadora este año. En el mercado han continuado durante el verano los rumores sobre posibles nuevas ventas de activos por parte de Telefónica. Uno de los activos que podrían entrar en esta estrategia de desinversiones es la filial mexicana.

El mercado bajara una posible venta de la filial mexicana, a la espera de la futura salida a Bolsa de la británica O2

Otra de las opciones es la posible salida a Bolsa de O2, su filial británica. La compañía defiende que no está presionada para vender parte del capital de O2 a través de una OPV, si bien continúa monitorizando los mercados financieros. Esta OPV sería de un tamaño considerable y necesitaría unas condiciones atractivas. La compañía no cree que los mercados financieros estén preparados.

En el primer semestre, Telefónica también manejó la salida a Bolsa de su filial argentina. De hecho, la propia subsidiaria aprobó en junta la OPV, además de contratar a dos bancos de inversión. La crisis del peso enfrió la operación.

Revisión

En términos generales, en la conference call con inversores y analistas tras la presentación de las cuentas del primer semestre, Pallete destacó que Telefónica ha reforzado su balance, asegurando que la compañía no necesita vender ningún activo a cualquier precio, si bien señaló que la teleco revisará su portfolio de activos cuando tenga sentido estratégico.

El directivo dijo que la gestión activa del balance otorga a la operadora suficiente flexibilidad para decidir sobre la conveniencia o el calendario de potenciales ventas de activos, siempre enfocados en la mejora del retorno del capital empleado (ROCE). “Evaluamos permanentemente el rendimiento de nuestros activos sobre el capital empleado, con el objetivo de optimizar la eficiencia y la efectividad de nuestro portfolio”, afirmó.

En la misma línea, en febrero pasado, Pallete dejó claro que Telefónica estaba enfocada en la mejora de los retornos, indicando que el objetivo era buscar la forma de poner en valor activos que podían estar “infravalorados”, especialmente en Latinoamérica. El ejecutivo, que no quiso hacer más precisiones, explicó que entre las alternativas de la compañía figuraban las ventas, fusiones o acuerdos para compartir redes.

Objetivo: reducir la deuda

Con la venta del 9,99% de Telxius al grupo de inversión de Amancio Ortega por 379 millones de euros, Telefónica destacó que la operación venía a complementar “el objetivo de reducción de deuda y fortalecimiento de balance por la vía orgánica, en un escenario de generación de caja creciente, que nos permite a la vez mantener una remuneración al accionista sostenible”.

La deuda neta financiera de Telefónica al cierre de junio era de 43.593 millones de euros, 637 millones menos que a la conclusión de diciembre de 2017, gracias a la generación de caja libre, que ascendió a 1.548 millones (baja un 4,8% con respecto al mismo periodo de 2017, si bien aumenta un 32% al excluirse los pagos por la compra de espectro, especialmente en Reino Unido). En el segundo trimestre del año, la deuda de la compañía se redujo en 382 millones. La operadora acumula ya cinco trimestres consecutivos de reducción de su deuda.

El ratio de apalancamiento de la operadora española se situó a final del primer semestre en 2,68 veces el Oibda.

Telefónica cerró el primer semestre con una posición de liquidez de 18.900 millones de euros (12.700 millones de líneas de crédito no utilizadas y 6.200 millones en la tesorería).

Normas