Junta de accionistas de El Corte Inglés

El Corte Inglés logra la unidad de los accionistas para su nueva etapa

El nuevo consejo da entrada a los principales socios con la entrada de Carlota Areces

Gimeno pacta su salida antes de ser expulsado; Nuño de la Rosa apela a la unidad

Jesús Nuño de la Rosa, presidente de El Corte Inglés, en la mañana del domingo antes del inicio de la junta general de accionistas del grupo.
Jesús Nuño de la Rosa, presidente de El Corte Inglés, en la mañana del domingo antes del inicio de la junta general de accionistas del grupo.

Punto y aparte en El Corte Inglés. El grupo de distribución abre una nueva etapa tras un fin de semana frenético, en el que se consumó la salida a última hora del expresidente del grupo, Dimas Gimeno, quien iba a ser cesado como consejero en la junta de accionistas del domingo. No hizo falta, y el encuentro con estos sirvió para respaldar los planes de futuro que su presidente desde el 14 de junio, Jesús Nuño de la Rosa, ha trazado para una compañía tras meses de convulsión en sus órganos de poder.

El conflicto abierto entre Gimeno y el consejo de administración, encabezado por sus primas Marta y Cristina Álvarez, se entiende desde la compañía como cerrado tras el pacto alcanzado el sábado. Gimeno presentó su dimisión como consejero, y acordó la extinción de su relación laboral en El Corte Inglés, con una indemnización que, según fuentes del mercado, ronda los 8,5 millones de euros. Un acuerdo que sigue la misma estructura de los firmados con otros consejeros, como Leopoldo del Nogal o Juan Hermoso, con dos anualidades completas y una cláusula de no competencia.

A cambio, Gimeno retira la demanda de impugnación del consejo de administración extraordinario que le cesó el 14 de junio, que fue admitida por el juzgado de lo Mercantil número 12 de Madrid. Este era uno de las condiciones imprescindibles para que El Corte Inglés aceptara cerrar un acuerdo con su expresidente. Dimas Gimeno continúa siendo accionista de forma indirecta del grupo de distribución, con un 2,8% de las acciones del mismo, que tiene depositadas en la sociedad de cartera IASA.

Gimeno ha estado vinculado a la empresa en los últimos 20 años. En 2013 fue nombrado consejero director general por su tío, Isidoro Álvarez. Cuando éste falleció, en septiembre de 2014, pasó a ser presidente ejecutivo, hasta que en octubre de 2017 se le retiraron las funciones de gestión. Su puesto como presidente lo mantuvo hasta el 14 de junio, cuando fue relevado por Jesús Nuño de la Rosa. Entonces, todos los miembros del consejo, salvo el representante del jeque catarí, votaron a favor de su cese.

Fuentes del entorno de Gimeno explican que decidió cerrar un acuerdo “para no perjudicar los intereses de El Corte Inglés, dado el grado de tensión alcanzado en las últimas semanas”. Incluso Nuño de la Rosa y el propio Dimas Gimeno llegaron a negociar de forma personal la salida de este.

Las principales líneas de negocio mejoraron su rentabilidad en 2017

Grandes almacenes. El Corte Inglés ha integrado la actividad de Hipercor en el negocio de centros comerciales. Estos alcanzaron unos ingresos de casi 11.400 millones de euros y un ebitda de 815,2 millones.

Viajes El Corte Inglés. Generó una facturación de 2.533,6 millones, un incremento del 5,7%. El ebitda también aumentó un 2,3% hasta 54,1 millones.

Informática. La tercera línea de negocios ingresó 667,4 millones de euros, un 2,8% más. El ebitda mejoró en mayor proporción, un 14% hasta 32,2 millones.

Bricor y Óptica 2000, la cruz. La división de productos de bricolaje cerró el ejercicio con un ebitda negativo de casi 9 millones de euros, la única que no fue rentable. Sus ingresos se redujeron un 23% hasta 85 millones. Óptica 2000 redujo un 3,5% su ebitda, que fue positivo en 10,3 millones.

El enfrentamiento, que ha llegado a los juzgados en forma de diversas demandas, amenazaba con dañar de forma profunda la imagen de El Corte Inglés. Consciente de ello, el presidente, Jesús Nuño de la Rosa, quiso volver a dejar claro ante los accionistas que la búsqueda de la unidad será a partir de ahora uno de sus principales objetivos. Un mensaje en el que ya insistió nada más acceder al cargo.

“Nuestra prioridad es consolidar la unidad como norma fundamental y base de nuestra fortaleza. Unidad en el consejo de administración. Unidad en la dirección de la empresa. Unidad de nuestros empleados y colaboradores”, afirmó, añadiendo que “queremos que esa unión, que forma parte de nuestra cultura empresarial, sea percibida por nuestros clientes, nuestros proveedores, por las instituciones, y por supuesto, por los accionistas”.

Muestra de esa intención de no repetir situaciones como las de los últimos meses es el retorno de Carlota Areces al consejo de administración, en el puesto que dejó vacante Dimas Gimeno. Areces fue expulsada del consejo y de la Fundación Ramón Areces por revelar información confidencial relativa a los términos en los que el accionista catarí Al Thani entró en la compañía ese mismo año. Areces llevó su expulsión a los tribunales, que dieron la razón a El Corte Inglés. Este fue el último gran conflicto antes del enfrentamiento entre Gimeno y el consejo.

Visto lo visto el domingo, los accionistas parecen dispuestos a apoyar la idea de unidad propuesta por Nuño de la Rosa. Estos respaldaron con más del 99% de los votos todos los acuerdos propuestos. Entre ellos, la salida de Dimas Gimeno, los nombramientos de Carlota Areces y de Fernando Becker, nuevo consejero independiente, así como la renovación de los mandatos de Florencio Lasaga, Carlos Martínez-Echavarría y Paloma García Peña, representante de Cartera Mancor. El nuevo consejo de administración tendrá 11 miembros, dos de ellos independientes, en línea con los grandes grupos cotizados.

También aprobaron el informe de gestión y la propuesta de aplicación de resultados, que incluye el reparto de un dividendo de 60 millones de euros. Y por último, las cuentas relativas al ejercicio 2017, que marcan un punto y aparte en la trayectoria del grupo de distribución. En él, El Corte Ingles alcanzó una facturación de 15.935 millones de euros, un 2,8% más; logró un ebitda de 1.054 millones, un incremento del 7,4%, que significó recuperar las cuatro cifras por primera vez desde 2010, y un beneficio neto de 202 millones de euros, una mejora del 24,9% respecto al ejercicio precedente, y tercer año consecutivo de ascenso en esa variable.

“Cuento con todos y cada uno de vosotros para seguir construyendo El Corte Inglés del siglo XXI, con la esencia de siempre, pero con la modernidad que nos exige el presente, y la responsabilidad que nos impone el futuro”, cerró Nuño de la Rosa.

Normas