Las tensiones entre Bruselas y Roma desploman la deuda italiana

El diferencial con el bono español marca máximos de 2011

Trump ofrece comprar bonos transalpinos en 2019

Las tensiones entre Bruselas y Roma desploman la deuda italiana

Las nuevas tensiones entre el Gobierno italiano y la Unión Europea han resucitado una vez más el fantasma del euroescepticismo. Y han atenazado una vez más a la deuda del país. Tanto es así que el diferencial entre el bono italiano y el español a 10 años ha marcado este viernes máximos de de 2011, por encima de los 173 puntos básicos.

Es decir, nunca antes desde diciembre de 2011 los inversores han percibido la deuda italiana como tan arriesgada. En un momento en el que los mercados europeos estaban en un momento crítico ante las dudas por la viabilidad del euro y el presidente del BCE, Mario Draghi, traquilizase a los mercados con su frase :"Haré lo que sea necesario para salvar al euro".

La rentabilidad del bono a 10 años italiano se encarama al 3,13%, mientras que la del español está en el 1,34%. La reacción es más contenida, eso sí, en los periodos más cortos. El rendimiento exigido a los bonos a 2 años se queda en el 1,2%, lejos del 2,4% que marcó a finales de mayo.

Las preocupaciones sobre el creciente déficit de Italia han asustado a los inversores en bonos y las agencias de calificación, mientras que España ha avanzado en el tratamiento de las finanzas públicas. Este viernes, tras un estallido entre el gobierno de Italia y la Comisión Europea por la actuación de los países comunitarios en torno a los inmigrantes ha renovado las preocupaciones sobre la relación de Italia con la UE. El viceprimer ministro Luigi Di Maio dijo que Italia tomará una "línea dura" con la Comisión Europea sobre la distribución de los inmigrantes que esperan para desembarcar de un barco militar frente a la costa de Sicilia.  

Del mismo modo, en la jornada del jueves Di Maio ya amenazó con la posibilidad de reducir la contribución anual que aporta Italia a la UE si el organismo europeo no actúa para reubicar a los inmigrantes a bordo al asegurar que el país no votará "más una ley presupuestaria que prevé una financiación para la UE de 20.000 millones de euros".

 "Muchos inversores temen que el panorama fiscal en Italia se deteriore, mientras que en España ha mejorado como se vio en las actualizaciones de las calificaciones", dijo el estratega de ING Martin van Vliet a la agencia Reuters.

Tanto es así que ni siquiera Trump ha podido frenar la sangría. El presidente estadounidense ofreció a Di Maggio ayuda financiera para adquirir deuda italiana durante el próximo año, cuando Italia tratará de colocar en los mercados 400.000 millones de euros, según publicó Il Corriere de la Sera. Sin embargo, la reacción en los mercados se ha limitado a los primeros minutos. 

El ministro de interior italiano, Matteo Salvini, dijo esta semana que el gobierno reaccionaría contra los ataques del mercado. El aumento en los bonos italianos se tomó un respiro después de que el presidente de EE UU, Donald Trump, haya ofrecido ayuda a Italia con su deuda pública. El diario italiano Il Corriere della Sera informó de que EE UU prestaría apoyo para financiar la deuda del país transalpino.

Normas