La Liga de fútbol, una multinacional a por el mercado mundial

La competición española de fútbol profesional cuenta con un producto de calidad

y con demanda creciente

El Campeonato Nacional de Liga abre hoy la temporada 2018/2019 con unas expectativas que van mucho más allá de su renombrada calidad deportiva. Reconocida como “la mejor liga del mundo” en términos deportivos por los más apasionados, pero también por quienes analizan objetivamente las cualidades de sus equipos de Primera y Segunda división, ha iniciado un proceso de desarrollo de la mano de la asociación de sus 42 clubes, LaLiga, con un ambicioso horizonte que tiene como acertado objetivo explotar su enorme potencial.

LaLiga reúne al fútbol profesional español y es responsable también de la producción televisiva, que llega a más de 2.500 millones de espectadores en buena parte del mundo. Desde su fundación en 1984 ha ido dando pasos en la dirección de convertir la competición española y su explotación en un negocio internacional de carácter global con la ambición de una multinacional de la empresa. Para ello los equipos debieron superar antes un duro plan de saneamiento de su cuantiosa deuda, muy significativamente con Hacienda. La aplicación de rigor en la contabilidad, el establecimiento de firmes controles económicos y la venta conjunta de derechos han sido tres pilares que han llevado al fútbol profesional español a la mejora sobre la que se asientan sus proyectos de internacionalización.

El acuerdo suscrito por LaLiga con Facebook, por el que en ocho países asiáticos se podrá ver gratis la Liga esta temporada, o la joint venture con la multinacional Relevent para promocionar el fútbol en EE UU y Canadá son dos claros ejemplos de una siembra en la que el fútbol español puede lograr una importante cosecha global. Es un territorio recorrido en parte por la Premier League inglesa y, sobre todo, en ese caso en baloncesto, por la NBA estadounidense. La competición española cuenta con un producto de calidad, diferenciado y con demanda elevada y creciente. Si a ello se le añade rigor en el gasto, cumplimiento de los compromisos, gestión profesional y alto nivel tecnológico estaremos ante el nacimiento de una nueva multinacional con vocación global.

Normas