Fernando Alonso echa el freno tras enganchar a las empresas a la F1

El piloto asturiano se retira tras 17 años en la disciplina

Acercó este deporte a firmas como Telefónica y Santander

Fernando Alonso echa el freno tras enganchar a las empresas a la F1

Desde hace varios días, Fernando Alonso venía anticipando a través de sus redes sociales el anuncio inminente de una decisión importante. Ayer por la tarde se confirmó lo que muchos aficionados a la Fórmula 1 venían presagiando. El piloto asturiano, a través de un vídeo y de un comunicado conjunto con McLaren, el que todavía es su equipo, anunció, tras 17 años subido en un monoplaza, su adiós a la disciplina. Lo hará al fin de esta temporada, el próximo 25 de noviembre en Yas Marina (Abu Dabi), dejando de formar parte de la parrilla de pilotos de 2019.

En el comunicado, el asturiano, de 37 años, no cierra la puerta a una posible vuelta a la competición reina. Lo que sí parece dejar claro es la intención de centrar sus esfuerzos en conseguir la conocida como Triple Corona, el premio honorífico que logran quienes salen victoriosos en el Gran Premio de Mónaco, en las 24 Horas de Le Mans y en las 500 Millas de Indianápolis, y que por el momento solo posee el británico Graham Hill, fallecido en 1975. Alonso lo tiene todo para hacerse con el título. Ganó en 2006 y en 2007 el Premio de Mónaco de F1, conquistó las 24 Horas de Le Mans en la edición de 2018 y debutó en las 500 millas de Indianápolis el pasado año, abandonando la carrera a 21 vueltas del final por un problema en el motor Honda de su vehículo.

En Fórmula 1, durante cerca de 17 años compitiendo en el gran circo, Alonso deja un palmarés con dos oros en el Mundial, en 2005 y 2006, conseguidos con la escudería Renault. Ha sido subcampeón en 2010, 2012 y 2013, y logró el tercer puesto en 2007. No pasan desapercibidos tampoco los problemas que han acompañado a los motores de sus coches en los últimos años. Además de en la casa francesa, el piloto español firmó con Minardi, McLaren y Scuderia Ferrari. Con Alonso no se retira únicamente el primer campeón español de la historia de la F1. También se va la figura que acercó a las empresas españolas a esta disciplina, arropadas por una audiencia y una afición que crecieron gracias al asturiano.

Así, a comienzos de 2004, Telefónica anunció el cierre del acuerdo con Alonso y con la escudería Renault, por el que se convertía en el principal patrocinador del equipo francés, uniendo además su imagen al piloto y entrando en la F1 por primera vez. En este trámite, la operadora invirtió unos 10 millones de euros anuales en patrocinio: siete millones para la casa francesa, 1,6 millones para Alonso y otros tantos millones en diferentes acciones publicitarias. A cambio, la compañía española lució su marca en los alerones del monoplaza y en el mono y en el casco del piloto.

Cinco años después, en 2009, con Fernando Alonso recién fichado por Ferrari, fue Banco Santander quien decidió dar un paso más en su apuesta por la F1. La entidad bancaria, con presencia en esta disciplina desde dos temporadas antes como uno de los patrocinadores de la escudería McLaren-Mercedes a razón de 15 millones de euros anuales, decidió dar un salto y desembolsar 200 millones de euros en cinco años. Los entonces presidentes de Banco Santander, Emilio Botín, y de Ferrari, Luca di Montezemolo, firmaron la alianza en Monza (Italia), que entraría en vigor en 2010, a razón de 40 millones de euros por temporada. Por ella, el banco se convertía en el principal patrocinador de la escudería italiana y su marca tendría una presencia destacada tanto en los monoplazas como en la equipación de los pilotos y del resto de integrantes del equipo deportivo. La alianza entre el banco y la escudería italiana duró dos años más de lo firmado, con Alonso ya fuera del equipo.

El éxito deportivo del asturiano, así como los favores de su exposición pública, le permitieron abrirse paso en otros sectores más allá del automovilístico. De esta forma, hace algo más de un año, nació Kimoa, su marca personal de ropa deportiva que ha convertido en uno de sus baluartes empresariales. Así, el pasado mes de noviembre, tras solo 10 meses en el mercado, pero vendiendo en cerca de 150 países, la firma del asturiano pasó a convertirse en socio oficial de la escudería McLaren.

Entre otros de sus negocios, destacan el museo y el circuito de karting Fernando Alonso, levantado hace algo más de tres años en Llanera (Asturias). Con él, el español inició un proyecto de campus de karting, como hacen muchos otros deportistas, con la intención de formar a los jóvenes de la zona que quieran convertirse en pilotos, además de lanzar su propia línea de karts y de formar un equipo de competición propio. En los últimos meses, además, el piloto ha entrado de lleno en el mundo de los eSports de la mano de la empresa de electrónica Logitech, una de las socias de McLaren.

El 39º deportista mejor pagado del mundo

Según la lista Forbes. Fernando Alonso, que entre otras marcas ha contado con patrocinadores como Adidas, ocupa el puesto número 39 de la lista Forbes de los deportistas mejor pagados del mundo en 2018. Sus ingresos anuales, según la citada clasificación, oscilan alrededor de los 33 millones de dólares (algo más de 29 millones de euros). De ellos, 32 millones corresponden al salario, mientras que el millón restante nace de los ingresos por patrocinio.

Normas